¿Qué le pasaría a nuestro cuerpo si dejamos de consumir lácteos?

La health coach Monique Vinay nos revela los mitos sobre los lácteos
Lácteos
Dejar los lácteos ayuda a eliminar el acné y bajar de peso. (Foto: Archivo El Universal)
10/07/2017
21:34
Marco Antonio Trejo / Clínica de Periodismo
México, CDMX
-A +A

La leche es parte del régimen alimenticio de un humano desde que nace y los padres consideran vital que durante el desarrollo de su hijo, éste consuma lácteos que les proporcionen calcio para crecer sanos. Monique Vinay, especialista en health coach, nos cuenta la verdad sobre estos alimentos y nos da alternativas para dejar de lado los lácteos.

“Se cree que es importante consumir lácteos por el calcio; es típico en México y América Latina pensar que si un niño no empieza tomando lácteos no tendrá huesos fuertes o calcio suficiente. Es importantísima la leche materna, el lácteo -leche de vaca- no es importante ni primordial; no está hecha para nosotros, la vaca tiene un becerro y esa leche es para el becerro, no para el humano”, expresó Monique Vinay.

monique_vinay.jpg

Las primeras reacciones de nuestro cuerpo tras dejar los productos derivados de la leche de vaca no serían muy agradables, ya que “habría una desintoxicación” porque el sistema se encuentra acostumbrado a esos alimentos y si se elimina su consumo “llega un momento en el que nuestro cuerpo reacciona, habrá tos y flemas porque la mucosidad que causa el lácteo debe salir, y como el cuerpo ya no la está recibiendo, la depura”. Entre otros síntomas mencionados por Monique Vinay se encuentran: dolor de cabeza, flemas y mucosidad. 

Éstos son algunos beneficios que trae dejar los lácteos según la universidad de Harvard:
* Dos porciones de lácteos al día incrementa un 34% las posibilidades de tener cáncer de próstata.
* Elimina el acné y la inflamación estomacal
* Ayuda a bajar de peso. Según un estudio hecho en Suecia

La especialista mencionó que el problema con la intolerancia a la lactosa se da porque nuestro sistema genera de forma natural una enzima llamada lactasa, que es la encargada  de facilitar la digestión de la leche materna, el cuerpo deja de producir esta enzima tras los primeros “tres años o tres años y medio de vida”, y cuando queremos consumir leche, a nuestro sistema digestivo le cuesta asimilar los lácteos.

-Algunas personas consumen lácteos sin que se sientan afectados, otros sufren ¿Existen niveles de intolerancia a la lactosa?
-Sí, en el fondo la mayoría somos intolerantes, pero hay quienes son más sensibles. Hay niños que al tomar leche -de vaca- por primera vez les da diarrea; y hay personas que la toleran más, o ya se acostumbraron a tener el estómago inflamado o ir muchas veces al baño, a tener evacuaciones seguidas.

-¿Qué alternativas naturales tienen las personas que no pueden consumir lácteos?
-Hay muchísimas alternativas hoy día; hay productos vegetales de almendra, arroz, avena, ajonjolí. Las almendras y la avena son las más ricas, baratas y fáciles de hacer, también hay quesos vegetales de almendra, otros de nueces, cremas, yogurt de coco, leche de coco, etcétera. Existen muchas alternativas para sustituir poco a poco los lácteos.

Ahora, los productos deslactosados son populares ya que evitan que nuestro sistema tenga que lidiar con la lactosa; sin embargo, Monique Vinay no encuentra lo positivo en esto ya que “todas las leches deslactosadas o light vienen de procesos altamente fuertes, tienen miles de químicos, hormonas, antibióticos y demás. Son productos que pasaron por calor; mueren todas las enzimas y todos los nutrientes, cuando pasa alguna sustancia nutritiva por calor, se muere”. 

-¿Es más sana la leche antes de ser deslactosada?
- Es lo mismo, porque viene de una vaca que no ha caminado, que está enferma y que a veces tiene pus; la vaca no tiene becerritos, entonces se le inyecta la prolactina para tener siempre leche. La fuente es una leche cargada de antibióticos y hormonas.  Antes se conseguía leche cuando la vaca tenía un becerro; hoy día tenemos leche a todas horas porque se inyecta a la vaca para que produzca leche.

-¿Es más sana la leche recién salida de la vaca?
-La naturaleza puso esa leche para el becerro, no para los humanos. Nuestro sistema digestivo no está hecho para digerir leche de vaca. La leche humana está para el bebé humano. 
-La leche de vaca- no es un alimento sumamente nutritivo, nos han vendido esta idea estos años porque deja dinero y se vende a todo lo que da.

-¿Sustituir los productos lácteos es caro?
-No, el marketing influye porque en el supermercado es carísima la leche de almendra y de avena, hacerla en casa es sumamente barato. Con 10 o 15 almendras puedes hacer un litro de leche, de ese litro puedes congelar varios vasos y ya tienes leche para toda la semana. Con media taza de avena, que no es costosa, te sale casi un litro de leche. Hacerla en casa es sumamente fácil y económico. 

-¿Podrías proporcionarnos una receta para hacer leche de almendra?
-Claro, -necesitas- 15 almendras previamente remojadas en agua, las cuelas, las enjuagas y en agua limpia en la licuadora colocas estas 15 almendras con un litro de agua, la licuas y luego pasas esta mezcla a una tela, o ya venden bolsitas especiales para poner tu mezcla. Luego la exprimes como si la estuvieras ordeñando; en esta bolsa quedará la almendra molida. Todo lo que saldrá de este líquido blanco, espumoso y delicioso es la leche de almendra (…) que contiene todos los nutrientes además de calcio.

una_vida_sin_lacteos.jpg

Monique Vinay publicó este año su libro “Una vida sin lácteos”, en el cual expone más de 50 recetas para preparar sin recurrir a lácteos. El libro se encuentra disponible en  Amazon, y en las librerías Gandhi, Porrúa y El Sótano, entre otras.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios