Se encuentra usted aquí

Un vermut para refrescarse del calor

En Vinícola en Tinta, Carlos Borboa te recomienda un vermut en las rocas para combatir el calor primaveral
Foto: ISTOCK
06/04/2017
00:00
Carlos Borboa
-A +A

Escribo desde la azotea de mi casa, espacio en el que he montado una oficina al aire libre, con todo y su sombrilla playera. ¿Acaso nos brincamos la primavera para entrar de lleno al verano? Es la única explicación que puedo dar al sofocante calor que se ha sentido en los últimos días.
Confieso, mi estimado lector, que le tenía preparado un texto cargado de recomendaciones tintas. Sí, he tenido que rascar en otros terrenos para ofrecerle algo “mucho más utilitario”, diría yo. Realmente, poco se antoja beber un tinto corpulento con estos calores; imagínese en Mérida, donde el lunes se rompió el récord de los 40.7 grados centígrados.
La semana pasada me invitaron a participar en una cata con Roberto Aragón, director general de la bodega Cillar de Silos, en las instalaciones de La Naval. A Roberto lo conozco desde hace tiempo y, realmente, quería gastar toda nuestra plática en los nuevos proyectos que trae su vinícola. Interesante y divertidamente, el encuentro dio un giro inesperado, y terminamos divagando con una helada copa de vermut en mano. Sí, vamos a refrescarnos con un poquito de vermut. 

Artículo

Tempranillos cálidos

Pocos años bastaron para que los vinos de Ribera del Duero se posicionaran en lo más alto de la enología ibérica
Tempranillos cálidosTempranillos cálidos

Me contaba Roberto que el vermut vive un momento de esplendor en España; desde hace más de un año, este ‘vino aromatizado’ ha invadido barras y terrazas con la misma fuerza que el gin tonic. El vermut, mi querido lector, es un vino blanco que se macera e infunde con raíces, hierbas y especias, y se endulza (en diferentes porcentajes) con azúcar, caramelo o mosto de uva. La nueva cara del fermentado es mucho más compleja; etiquetas como Miró, Siset, Domingo Rojo o Verano del 82 (mi año, por cierto), entre muchas otras, reflejan un estilo más actual, bien distante de los típicos rosso o bianco.
Vayamos al caso concreto de Golfo, de Cillar de Silos, posiblemente el primer vermut de Ribera del Duero. Me decía Roberto que la gran particularidad de este fermentado es su origen: uvas sobremaduradas de Tempranillo que se crían en barrica por un par de meses, se mezclan con hierbas y especias, y se vuelven a envejecer en madera. La receta, un secreto reservado por el hermano de Roberto, incluye más de 80 hierbas aromáticas, especias y cortezas de frutas.
"¿Qué hace a un buen vermut? Definitivamente su proceso de elaboración. El fermentado ha dejado de elaborarse con mostos sobrantes y hoy surge a partir de uvas vinificadas de la misma forma que un vino tranquilo de gran calidad,” me confesaba Roberto.
Para beber. Voy a olvidarme de los cánones y apuntar a la sencillez. Tómelo solo y bien helado, como aperitivo. ¡Le aseguro que será una experiencia refrescante!  

golfo_vermut_vinicola_en_tinta_menu_el_universal.jpg

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios