Se encuentra usted aquí

Llévame de la mano a Napa

A través de sus etiquetas y de una sugerente campaña en redes, proponen adentrarnos a la diversidad y riqueza de Beringer
Foto: Cortesía
14/02/2017
17:19
Rubén Hernández
-A +A

"Países como España, Argentina y Chile han sido estratégicos en el crecimiento de la cultura del vino en México. Sus productos han sentado bases y caminos para que la gente disfrute de diversas expresiones, tendencias y cepas a través de sus productos. Sin embargo es un buen momento para que los consumidores nacionales volteen más la vista a zonas como Napa, en California, donde además la mano y el oficio de los inmigrantes mexicanos han sido muy importantes", expresa Patrick Enice Barroso, director comercial para México y Centroamérica de Treasury Wine Estates, responsable de la distribución de la bodega californiana Beringer.
Resalta que, con una presencia en nuestro país de alrededor de 40 mil cajas al año, Beringer propone nuevas experiencias a sus consumidores a partir de su extenso portafolios de vino. Fundada en 1876 por Jacob y Frederik Beringer, lleva 139 cosechas consecutivas, y uno de los factores que les ha dado movilidad en el mercado ha sido precisamente la capacidad de ofrecer vinos para todos los segmentos comerciales, incluyendo desde luego super Premium.
"Tenemos una relación con México desde hace muchos años. Nuestro White Zinfandel es un vino que tiene un nicho exitoso, su precio de alrededor de 200 pesos lo hace muy accesible y muy ad-hoc para los paladares mexicanos. Sin embargo la evolución de los consumidores nos hace pensar en la oportuna evolución que merecen, accediendo a otras líneas como Regional Estates y Single Vineyards, por ejemplo. Generalmente solo se tiene una imagen cara de Napa, pero somos el ejemplo de que se puede acceder a excelentes vinos en todos los rangos, incluyendo aquellos que se ubican alrededor de los 4 mil 500 pesos.
"Lo más importante es atreverse a probar. Sabemos que en México hay preferencias y gustos muy marcados y por ello no venimos con todo nuestro portafolios, pero si no queda muy claro que la gran oferta gastronómica que tiene este país nos abre infinitas posibilidades. La Ciudad de México es un mosaico de propuestas que merece una excelente oferta de vinos, pero no podemos dejar a un lado zonas como los destinos de playa, donde hay la apertura y los estándares para vinos frescos y fáciles de tomar, pero que no desmerecen ante la formidable cocina. Cada vez hay más chefs propositivos, su comida está a un nivel que exige atractivas armonizaciones", subraya.

Placeres fotográficos

Patrick destaca que en los tiempos actuales la cultura vinícola se ha convertido también en el referente de un estilo de vida, sobre todo entre la generación millenial: muchos jóvenes están dispuestos a gastar la mitad de su sueldo o más por vivir en zonas de moda como la colonia Condesa, en la Ciudad de México; pero ese sentido aspiracional también se ve reflejado en sus consumos, incluyendo en ese aspecto el vino. Es un tema que impacta directamente en las aspiraciones de las nuevas generaciones, proyectándose de lleno en sus gustos y adquisiciones.
En sintonía con una nueva generación que se mueve en el mundo de las redes sociales y de las tendencias, Beringer desarrolló junto con el fotógrafo Murad Osmann la campaña BetterBeckons, donde el vino se convierte en protagonista y referente de un concepto de estilo en diferentes ámbitos.
"Cuando Osmann y su entonces novia y ahora esposa, además de musa, Nataly, viajaron a Barcelona, él hizo una fotografía de ella tomándolo de la mano, y que pronto fue una sensación en la red. Viajaron pro el mundo haciendo distintas imágenes en esa sintonía que terminaron llamando #followmeto. A partir de ese concepto, desarrollamos con Murad seis series de retratos que enlazan el concepto de Beringer con instantes idílicos en distintos puntos de Estados Unidos.  
"A través de estas propuestas, miles de personas se unen a la expresión de la cultura del vino, involucrando momentos sociales, escenarios, amigos, lugares. Es una manera muy particular de compartir sensaciones y afinidades a partir de las referencias de los Osmann y de Beringer. En Estados Unidos ha sido una sensación y es una campaña muy exitosa. No encanta que en México podamos también compartir estas inspiraciones en una sociedad que va abriendo más y más el gusto por el vino. Creemos en la publicidad de boca en boca; las redes sociales son en ese aspecto la manera idónea de impactar a una nueva y cada vez más exigente generación de consumidores", precisa.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS