Se encuentra usted aquí

1

Una cocina con paisaje caribeño

El chef Eric De Maeyer conversa sobre el nuevo concepto culinario realizado en Riviera Maya
El menú del restaurante Las Brisas alude a su ubicación: la frescura del mar en el plato.
27/02/2016
01:00
Rubén Hernández
-A +A

Oriundo de Bélgica, pero con una sólida trayectoria en México que le da una amplia visión de la cocina nacional y su evolución en los últimos años, el chef Eric De Maeyer ve con gusto y entusiasmo la proyección que la gastronomía mexicana ha logrado recientemente, de manera constante y creciente, posicionándose como un sólido referente de nuestra riqueza cultural que cada vez llama más la atención de quienes visitan México.

“A lo largo de poco más de 20 años he podido ver la evolución que la cocina mexicana ha tenido en este sentido, ampliándose y fortaleciéndose la oferta restaurantera del país, además de impactar de manera definitiva la visión que la gente tiene en el extranjero sobre este patrimonio que merecidamente hoy es tema en diversos foros internacionales,” comenta De Maeyer.

Este sentir de México, con una visión universal, hoy es esencia de buena parte de su trabajo, junto con el de su equipo, como chef ejecutivo del Fairmont Mayakoba, en la Riviera Maya.

"Hemos llevado a cabo un cambio radical, una remodelación y una readaptación de conceptos que ha dado aún más fuerza a nuestro concepto gastronómico, acentuando asimismo la riqueza de esta tierra, con su diversidad de productos, técnicas y expresiones, abriéndose también a un diálogo con otras tendencias, lo que ha dado por resultado algo diferente y muy sabroso," explica.

“La oportunidad de volver a México y traer nuevos conceptos y sabores para los comensales de Fairmont Mayakoba es un punto memorable en mi carrera. El resort está ubicado en el lugar perfecto para ser el centro culinario de la Riviera Maya. Estoy emocionado de traer mi creatividad y pasión por la cocina fresca y auténtica, y compartirla con los viajeros nacionales e internacionales que visitan los cuatro restaurantes de la propiedad,” continúa Richard Sandoval.

Sabrosamente informales

De Maeyer resalta que los restaurantes cuentan con una dirección gastronómica completamente nueva. Presentan menús con conceptos modernos de la cocina mexicana, latina y fusión, junto con espacios rediseñados para aprovechar al máximo las maravillosas vistas de cada uno.

"Es algo totalmente diferente. La Laguna, por ejemplo, opera a la manera de una cantina mexicana; es un espacio muy informal, para compartir con la familia y con los amigos; podríamos asociarlo un poco con lo que hoy representa en México el ambiente del mercado Roma. Son sabores con un toque muy mexicano, de inspiraciones regionales distribuidas a manera de food-stations," expresa el chef.

Agrega que Las Brisas se ubica a la orilla del mar y es un restaurante que literalmente rinde homenaje a la riqueza de los mares de México, con una especial atención a los productos de Baja California, que llegan semanalmente para ser base de un auténtico festín. El nuevo diseño europeo y latino contemporáneo logra una agradable sintonía con el menú de mariscos frescos y ceviches; además de que también preparan finos cortes de carne con salsas de la casa y mezclas picantes.

En el caso de El Puerto, precisa, se trata de un sitio de expresiones latinas, con acentos mexicanos y orientales. Es una opción refrescante con una ingeniosa mezcla de platillos insignia asiático-latinos; con dumplings, antojitos mexicanos, sushi y ceviches de estación, complementado con una estupenda selección de sake y tequila.

"Richard Sandoval ha hecho una valiosísima labor en el concepto del resort, dando un giro de innovación y modernidad, sin perder de vista las maravillosas raíces mexicanas que ha proyectado en Estados Unidos. Es gratificante trabajar bajo el esquema de un cocinero tan visionario y exitoso como es Richard Sandoval, teniendo por otro lado la oportunidad de desarrollar nuestra creatividad en otras áreas, como es el caso de la parte de banquetes y fine dining, en la que los tiempos actuales nos invitan a ser más propositivos, más casuales. Nos da la opción de concebir celebraciones más informales, en un estilo más familiar, manejar tablones y mesas para que la gente comparta, como cuando te reunes en casa; o definir el banquete más en una versión bistro, que además es una de mis favoritas", dice De Maeyer.  

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios