Se encuentra usted aquí

Nosotrxs, la oposición

28/05/2018
02:11
-A +A

El sábado pasado celebramos, en una asamblea nacional, el primer aniversario de Nosotrxs. Un movimiento social que nació para convocar a una revolución de conciencias, en busca de la defensa colectiva de nuestros derechos. Somos un movimiento social, porque tenemos un ideal, un ideario y una identidad.

Para Nosotrxs, la igualdad y la honestidad son inseparables: no hay igualdad donde hay corrupción ni honestidad donde unos cuantos someten a los demás. Creemos que ese ideal de igualdad y honestidad es imposible de alcanzar si no lo perseguimos colectiva y puntualmente, causa por causa, oponiéndonos a la vulneración sistemática de nuestros derechos.

Abundan los ejemplos: cuando alguien acude a un centro de salud o a un hospital público no está pidiendo favores, sino haciendo uso de un derecho. Si a esa persona se le niega el acceso a los medicamentos, todos somos víctimas y todos tendríamos que cobrar conciencia de que lo mismo le pasará a quien siga en la fila, hasta que todos actuemos contra esa injusticia.

Cuando vemos que casi dos millones y medio de personas —la gran mayoría mujeres— son maltratadas en sus derechos laborales porque eligieron ser trabajadoras del hogar y miramos hacia otro lado, contribuimos a que esa situación inaceptable se mantenga intacta. ¿Cuándo entenderemos que pelear por ellas es, también, pelear por nuestra dignidad? ¿Cuándo asumiremos que sometiéndolas nos sometemos a nosotros mismos?

Nos dolemos de la corrupción. Nos quejamos de los abusos que cometen los dueños del poder económico y político y de la opacidad de gobiernos y de partidos. Pero lo hacemos como si fuera cosa ajena, como si no fuera nuestro dinero. Y dejándolo pasar no hacemos sino convalidar esa corrupción.

¿Quién puede asegurar a ciencia cierta que cuando venga el siguiente terremoto —que vendrá, seguro— no le pasará nada? ¿Por qué no abrazamos a los damnificados de septiembre, por qué no nos involucramos en la forma en que los gobiernos están malgastando el dinero? ¿Hay que esperar acaso hasta que, literalmente, se nos caiga el techo encima?

Millones de mexicanos estamos sometidos a esos agravios, millones padecemos por las mismas causas y, sin embargo, tratamos de enfrentarlas individualmente. O soñamos, acaso, en que los próximos gobiernos ahora sí serán buenos, ahora sí cumplirán con su cometido. No es cierto. Y no lo es porque la lógica de esos agravios es sistemática. No es cosa de unos cuantos ni mucho menos de uno solo; es el corazón del régimen en el que estamos viviendo.

Nosotrxs pelea por la libertad. Pero no en abstracto, no peleamos por una libertad escrita en papel que nadie cumple y en la que nadie cree. No peleamos por una libertad que acaba destruida y sometida al poder o al dinero. No aceptamos que unos sean más libres que otros. No aceptamos una libertad prostituida. Nuestra concepción de libertad es diferente: es la libertad que se construye colectivamente, a conciencia y con las leyes en la mano. No aceptamos que mi libertad se agote donde comienza la tuya. Mi libertad comienza, en realidad, donde se une a la tuya.

Este es el ideal de Nosotrxs. Porque hemos comprendido que mientras sigamos tolerando que nos achiquen, seguiremos convalidando un régimen caduco y seguiremos siendo víctimas y victimarios de nosotros mismos.

Ayudémonos. Sumemos voces y voluntades para defendernos unos a otros, para que dejen de atropellarnos y para que dejemos de repetir individualmente el sistema egocéntrico que pavimenta y multiplica nuestros agravios. Identifiquemos las causas que nos están dañando, afirmemos nuestros derechos, formemos colectivos para hacer valer nuestra voz y vayamos a la revolución de conciencias que tanto necesitamos.

Por estas razones, gane quien gane en las elecciones del 2018, Nosotrxs seguirá siendo un movimiento social de oposición.

Investigador del CIDE

Mauricio Merino
Mauricio Merino es doctor en Ciencia Política por la Universidad Complutense de Madrid. Ha escrito y coordinado varios libros y ensayos sobre su especialidad.
 

COMENTARIOS