Se encuentra usted aquí

¿Cómo le ayudamos?

Durante el informe presidencial casi se utilizó un argumento digno del machismo mexicano: “hasta ahora las cosas no van bien, pero si me soportas, ya verás que pronto irán mejor”
04/09/2017
02:16
-A +A

Bien escrito y bien leído, con una escenografía espléndida y un auditorio formado por amigos y colaboradores, el mensaje sobre el 5to Informe de Gobierno se volvió una metáfora de lo que está viviendo México: de un lado, la apariencia controlada por los poderosos, y del otro, la realidad ingobernable. Sin embargo, entre lo que parece y lo que es, hay vasos que se comunican y se necesitan mutuamente porque, a pesar de todo, el personaje principal de ese montaje sigue siendo el jefe del Estado.

A cada buena nueva del Informe se le puede oponer, con razones válidas, un “Sí, pero…”. Es verdad que los datos multicitados del Coneval nos dicen que hubo quienes superaron la indigencia total para volverse, solamente, pobres. ¡Vaya motivo para celebrar! En contrapartida, esa gente depende casi por completo de las ayudas que recibe, mientras su entorno es cada vez más desigual y los ricos siguen haciéndose más ricos. Es cierto que ha crecido la infraestructura de comunicaciones del país, pero a cambio se han deteriorado las condiciones de la convivencia urbana —ahí donde sucede la vida cotidiana de la enorme mayoría— y también es cierto que esas obras magníficas se han vuelto, a su vez, una fuente inagotable de corrupción y negligencia.

Nadie puede negar que, en efecto, en el sexenio se fundaron los sistemas nacionales de transparencia y de combate a la corrupción. Sí, pero ninguno de los dos se han completado y ambos están sometidos a la captura del gobierno federal. Los dueños del poder no quieren deshacerse del control de los archivos públicos, no quieren construir un Tribunal de Justicia Administrativa independiente ni, mucho menos, abandonar el dominio sobre la fiscalía recién creada. Esas son las condiciones básicas para el funcionamiento de ambos sistemas: su integración, su autonomía y su profesionalismo. Y ninguna se ha cumplido.

Dice el presidente que no tolerará nada que atente contra nuestra dignidad como nación. Pero sus respuestas tímidas a los agravios cotidianos de su homólogo estadunidense no han hecho más que confirmar que, haga lo que haga, el señor Trump no encuentra más que frases sueltas del jefe del Estado mexicano, a quien su país le debe, entre otras cosas, el haber tirado los muros de su riqueza petrolera y energética.

Dice, en fin, que las cosas serán mejores en cinco o diez años —según el tema y según los cálculos que alguien le habría hecho, sin decirnos cómo—, siempre y cuando nadie toque las decisiones que ha tomado. Un argumento digno del machismo mexicano: “hasta ahora las cosas no van bien, pero si me soportas, ya verás que pronto irán mejor”. Y subraya, en vísperas de las elecciones de 2018, que la política no es para dividir, siempre y cuando a nadie se le ocurra votar por el pasado que, a todas luces, alude a López Obrador.

A diferencia del horizonte feliz que dibuja el presidente, tengo para mí que su verdadero desafío es concluir su sexenio en condiciones gobernables, ya no mejores, sino suficientes para que el próximo gobierno pueda llegar. Lo que está amenazando a México es el futuro inmediato: la locura colectiva de la clase política que nos gobierna, que ha decidido llevar las capacidades del país hasta sus límites, en aras de ganar, ensanchar o conservar espacios acotados de poder.

En este sentido, el presidente perdió la última oportunidad para investirse como jefe del Estado mexicano, para advertir honestamente de esos riesgos y para llamar a la construcción de una agenda compartida capaz de conducirnos con éxito al final del año próximo, por encima de las elecciones. Optó, en cambio, por hacer campaña para su partido y por volver al guión que, en su momento, le llevó a ocupar el cargo. El jefe de Estado se asumió como jefe de partido. Y así, es muy difícil ayudarlo.

Investigador del CIDE

Mauricio Merino es doctor en Ciencia Política por la Universidad Complutense de Madrid. Ha escrito y coordinado varios libros y ensayos sobre su especialidad.

Más sobre el autor

Comentarios

 

MÁS EN OPINIÓN