Se encuentra usted aquí

México merece mejores candidatos

04/12/2017
02:11
-A +A

Como en el México autoritario de los años que decíamos no querer recordar, el presidente Peña Nieto ha elegido a través del “dedazo” a su candidato: José Antonio Meade. La misión del candidato es defender un sistema que incluye impunidad y ausencia de rendición de cuentas. Y por lo que se ve en algunos lugares y en algunos medios, hay quienes están felices con la noticia, seguramente porque piensan que este sexenio ha sido extraordinario, y que el país se merece seis años más de lo mismo. Yo por ahí veo a muchos que saben perfectamente dónde están parados, y están dispuestos a seguir caminando y solapando. Me dio pena que en mi país se repitiera la cargada, los acarreados, las declaraciones excesivas en la línea de lo indignante. Una llamada de atención de que la democracia y la libertad pueden perderse sin darnos cuenta. Los jóvenes podrán preguntarles a sus padres y sus abuelos, pero cada seis años nos repetían esa cantaleta: ahora sí van a cambiar las cosas.

 

Frente a la honestidad y a la capacidad cabe la pregunta de si se va a ser tapadera de personas que no son ni honestas ni capaces. Pero para salir de dudas habría que preguntarle a Meade. Y de hecho los periodistas ya comenzaron a preguntárselo. El diario El País le cuestionó directamente si va a investigar todos los casos de corrupción del actual sexenio, la respuesta fue (y la transcribo íntegra): “Es que me parece que caemos de nuevo en el planteamiento personal. Tenemos que movernos en un esquema en el que la pregunta no sea válida. Un esquema que funcione para todos, en donde el acceso a la justicia y a la rendición de cuentas sea igual para cualquier funcionario. Vamos a funcionar bien cuando la pregunta deje de tener mérito. Cuando alguien piensa: ‘El problema depende de’ es que no entiende el problema de fondo”. Después de leer esto, ¿alguien sigue creyendo en el compromiso de Meade contra la corrupción?

 

Del otro lado, las cosas pintan todavía peor. Para muestra, las declaraciones del eterno candidato Andrés Manuel López Obrador sobre su propuesta en materia de seguridad. Él dice que “está analizando” la posibilidad de otorgarles amnistía a las cabecillas del crimen organizado porque “no va a quedarse ningún tema sin ser abordado, si se trata de garantizar la paz y la tranquilidad”. Después de tres campañas presidenciales, miles de millones de pesos del erario gastados en mantener a su partido, miles de personas trabajando a su servicio: ¿impunidad y desprecio a la ley es la propuesta?, ¿no pudo este candidato armar una idea coherente, una propuesta viable de política de seguridad?

 

Además de que la amnistía no es facultad que él podría tener, no voy a entrar ahora en la discusión sobre la profunda inmoralidad de la idea de darles amnistía a quienes asesinan, violan y secuestran. Porque hay algo todavía más grave que eso en las palabras de López Obrador: el convencimiento de que él y sólo él tiene la capacidad de impartir justicia y decidir quién merece cárcel y quién el perdón. Eso es lo que pasa en una dictadura. ¿Eso es lo que queremos para México?

 

Finalizo con una reflexión sobre mi propia aspiración presidencial. Como política y como persona, yo no estoy exenta de defectos y limitaciones. Pero sí puedo asegurar con toda claridad y convicción que quiero dar la lucha por la seguridad, defender a las familias de la violencia, de la delincuencia, del crimen organizado y trabajar por construir instituciones de seguridad y de justicia eficaces. Yo sí quiero un país de instituciones, no de dictadores iluminados. Y sí estoy dispuesta a construir un equipo honesto para luchar contra la corrupción, del sexenio que sea, y a que las instituciones de justicia lleven a rendir cuentas al funcionario que sea, porque México exige justicia y Estado de derecho. Con esa convicción sigo reuniendo firmas. Ya llevo 300 mil y vamos por más, porque México se merece mejores candidatos.

POR CIERTO. Si quieren conocer mis ideas para combatir la inseguridad y luchar contra la corrupción, los invito a leer mi libro Es la Hora de México.

 

Abogada

Abogada, ex diputada y defensora de la equidad de género.

Comentarios