Se encuentra usted aquí

Medio millón de firmas, medio millón de esperanzas

Si dentro de un partido no hay debate y sólo cuenta la opinión de una persona, se trata de una política de obediencia y ambición
18/12/2017
02:13
-A +A

En mis recorridos por el país, no importa el estado o la ciudad, veo en los mexicanos un profundo hartazgo con la política que se hace desde los partidos, que están cada vez más desdibujados, perdidos en sus mentiras y alejados de la sociedad.

La gente está harta de las imposiciones que se han apoderado de los partidos políticos para nombrar a sus candidatos. Las prácticas del “dedazo” y el “auto-dedazo” son de un cinismo y autoritarismo que ya no tienen cabida en una democracia moderna. Si dentro de un partido no hay debate y sólo cuenta la opinión y la voluntad de una sola persona, el resultado es una política hecha de obediencia y ambición, no de ideas ni de principios.

La gente también está harta de ver el despilfarro ofensivo de las precampañas. Hay que decir que el único partido que tenía verdadera vida interna democrática (antes de Anaya) era el PAN. Las precampañas ahí eran procesos para elegir candidatos de forma libre. Hoy, en todos los partidos, las precampañas son una burda simulación en la que se usan millones de pesos de recursos públicos y se bombardea a la gente con spots para promover a quienes ya sabemos serán los candidatos. Si López Obrador, Meade y Anaya ya se impusieron por la fuerza, ¿para qué esta farsa con dinero público? Cada vez que un ciudadano ve un spot de ellos debe saber que son sus recursos públicos los que están inútilmente ahí.

Y mientras estos tres “aspirantes” se dedican a promoverse con dinero de los ciudadanos, la gente sigue viviendo problemas graves y dolorosos. La indignante desconexión entre la política y la realidad la vemos todos los días. Doy ejemplos: los miles de millones de pesos en los partidos políticos y la falta de internet y computadoras en las secundarias; los miles de millones de pesos en gasto corriente en entidades financieras y la falta de agua en miles de colonias de cualquier ciudad. Uno de los muchos videos que aparecen en las redes, el señor Andrés Jiménez cuenta su situación desesperada, llorando frente a las ruinas de su casa en San Gregorio, Xochimilco, mientras tanto el gobierno está trabado en incompetencia, corrupción y burocracia y no avanza en la reconstrucción a pesar de los millones y millones de pesos prometidos en septiembre por todos, incluidos partidos políticos.

¿Con qué cara se les puede poner enfrente a estos ciudadanos un Meade presumiendo que viaja en clase turista porque es muy “honesto”?, ¿qué les puede importar que Anaya se memorice frases de “tres Premios Nobel” y manipule el contexto para que le den la razón?, ¿qué les dice el cinismo de un López Obrador más preocupado por dar amnistía a criminales que por ayudar a la ciudad que (mal) gobernó?

La única política que vale la pena hacer es la que se hace escuchando a la gente y sirviendo al bien común. Y si algo he hecho en todos los años que llevo recorriendo México es escuchar y sentir a la gente y sus circunstancias. Al momento de escribir estas líneas, estoy por alcanzar las 500 mil firmas ciudadanas de apoyo. Son medio millón de ciudadanos libres y valientes que están unidos en una exigencia: un gobierno honesto, que no estorbe y que deje trabajar. Un gobierno sensible, que invierta en la gente y que no tire el dinero en la vanidad de políticos pequeños que no crecen en estatura ética por más spots que hagan. Son medio millón de esperanzas en que México se merece algo mucho mejor que estos partidos y estos gobernantes. Medio millón de esperanzas en un gobierno que hable con la verdad y que actúe con honestidad.

Gracias a toda la gente que me ha dado su confianza. A pesar de las adversidades, con ustedes, lograremos la hazaña de llegar a la boleta, impulsados por la fuerza verdadera de la ciudadanía.

POR CIERTO. En estas fechas solemos regresar al núcleo familiar, hacemos balances y nos llenamos de esperanza. En estas necesarias reflexiones les pido que también pensemos en el México que queremos para nuestras familias.

Abogada

Margarita Zavala
Abogada, ex diputada y defensora de la equidad de género.

Más sobre el autor

 

COMENTARIOS