Se encuentra usted aquí

Los odiados plurinominales

02/10/2017
02:15
-A +A

Los partidos han ido cediendo ante la presión ciudadana en medio de la crisis social provocada por los sismos. Lo hacen tratando de beneficiarse cada uno, aunque simulan que es en bien de los ciudadanos. Está por ejemplo la propuesta de Morena de ofrecer 100 millones de pesos a través de un fideicomiso formado por ciudadanos, honestos y respetables sin duda, pero cercanos al partido. Los beneficiados podrán identificar al partido promotor, lo que se traduce en un clientelismo electoral disfrazado de solidaridad ciudadana. Y también propone ese partido reducir los tiempos de precampaña y campaña, teniendo un candidato único que lleva en campaña dos años. Le sería ventajoso. El Frente “Ciudadano” parece haber cruzado el umbral de la sensatez al proponer la eliminación de todo recurso público a los partidos. Se abriría la puerta a las grandes empresas para obtener favores y contratos de los partidos en medida mucho mayor que ahora y de manera legal, sin hablar del crimen organizado. Esquema que más favorecería al PRI, que seguirá contando con la mayor proporción de recursos gubernamentales repartidos por debajo de la mesa, y en detrimento de la izquierda, pues los consorcios privados privilegian normalmente al PRI y al PAN (se vio en 2006 y 2012). Lo razonable sería reducir significativamente los fondos públicos, pero no eliminarlos.

Por su parte el PRI, además de refrendar la eliminación de fondos públicos (que le favorece), pone el cebo de eliminar a los impopulares legisladores plurinominales. Estoy de acuerdo en que éstos desaparezcan del Senado (si bien podría usarse esa fórmula a nivel de cada estado con dos o tres senadores), pero no en el caso de los diputados. El clamor popular contra los plurinominales es casi unánime, porque la imagen de esa figura es muy negativa (por el mal uso que le han dado los partidos). ¿Qué ventaja conllevan los plurinominales en los países donde existen? Se trata de sistemas multipartidistas que buscan ampliar y mejorar la representación política en el Congreso. Sin plurinominales se genera un fenómeno de sobrerrepresentación del partido mayor en detrimento de los otros. Los pluris permiten igualar (o casi) el porcentaje de votos de cada partido con su porcentaje de curules. El PRI, que obtuvo 30% del voto en 2015, sin plurinominales tendría 51% de los escaños. Paradójicamente, muchos simpatizantes de Morena apoyan esta propuesta, pero su partido, que bajo la fórmula actual obtuvo 35 diputados, sin plurinominales habría conseguido sólo 17. Una regresión de cincuenta años.

El PRI calcula que el ahorro al eliminar a esos 200 diputados plurinominales sería de 11 mil millones de pesos, lo que resulta atractivo. Pero dicho ahorro se podría hacer sin eliminar al actual sistema mixto; mantener 200 diputados de mayoría y 100 plurinominales (300 en total). Y desde luego, habría que eliminar el 8 % de sobrerrepresentación que permite la ley actual para entonces sí equiparar el porcentaje de votos con el de curules. Y ante el reclamo de que los plurinominales no los elige la gente y por tanto sirven a propósitos exclusivamente partidistas, sería bueno determinar la apertura de esas listas, es decir, que sean los ciudadanos, y no los partidos, quienes con su voto determinen el orden de prelación con que esos diputados llegarían a la Cámara. Eso los iguala con los de mayoría al ser los electores quienes los elegirían de manera más directa. Desde luego, eso implicaría una redistritación (de 300 a 180 demarcaciones) lo que no es fácil de hacer a botepronto. Puede dejarse esa reforma para después del 2018 (y por lo pronto, eliminar 100 plurinominales). Ojalá que los demás partidos impulsaran una iniciativa en este sentido si de verdad lo que quieren es ayudar a los ciudadanos y mejorar al mismo tiempo el sistema de representación política.

Profesor del CIDE. @JACrespo1

Licenciatura en relaciones internacionales por El Colegio de México, Maestría en Sociología política y Doctorado en historia por la Universidad Iberoamericana. Investigador invitado en la Universidad...

Comentarios