Han sido dos los atentados contra CEM en 10 días: obispo de Cuernavaca

Ramón Castro Castro declaró que días antes del ataque en la sede de la Conferencia Episcopal, en una parroquía cercana mandaron un paquete que detonó a un jardinero
Foto: Tony Rivera / Archivo EL UNIVERSAL
26/07/2017
21:22
Justino Miranda / Corresponsal
Cuernavaca, Morelos
-A +A

El atentado con artefacto explosivo a la Conferencia Episcopal Mexicana (CEM) la madrugada del martes, es el segundo cometido porque días antes un paquete explosivo detonó a un jardinero, afirmó el obispo de Cuernavaca, Ramón Castro Castro.

“Hace 10 días, en una parroquia cercana a la Conferencia, mandaron un paquete que decía ‘donación para la iglesia’, la abrió un jardinero y era un explosivo. Ahora él está en el hospital”, declaró.

Armando Cavazos, director de prensa de la CEM, informó que la detonación ocurrió alrededor de la 1:50 horas del pasado martes, aunque aún se desconoce el tipo de explosivo utilizado.

El hecho fue difundido a través de su cuenta de twitter por el obispo Castro Castro: “La sede de la Conferencia Episcopal Mexicana ha sufrido un atentado con bomba molotv de 3 cilindros. Creo que eso refleja la situación de Mex”, escribió en la red social.

“Se están realizando las averiguaciones pertinentes, ya que al parecer no es el primer caso que ocurre en esta zona de la Ciudad de México, por lo que agradezco esperar a que tengamos más información al respecto”, confirmó Armando Cavazos en rueda de prensa en la capital del país.

Entrevistado después de anunciar una marcha hacia la Ciudad de México, el obispo de la Diócesis de Cuernavaca calificó como grave los ataques cometidos contra la sede episcopal, y subrayó que la violencia en el país no tiene límites. Sentenció que estos dos hechos son un mensaje para los obispos, una advertencia quizá, dijo, por el próximo proceso electoral.

Dio cuenta de otros atentados contra padres e iglesias en el estado de Morelos, como el ataque a balazos que ocurrió hace unos meses en una casa parroquial en Jojutla; algunas llamadas de extorsión, robos en las iglesias e incluso robo a mano armada cometido durante un oficio religioso.

“Son hechos que nos deben hacer ver la radiografía de lo que estamos viviendo”, dijo y señaló que no pedirán algún tipo de seguridad y continuarán con su vida pastoral normal.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS

NOTICIAS DEL DÍA