Despenaliza Veracruz peleas de gallos y vaquilladas

El estado es el principal productor de aves de combate del país, dónde se realizan hasta tres millones de peleas por temporada; esta actividad genera alrededor de 500 mil empleos
(MIGUEL CARMONA. EL UNIVERSAL)
26/07/2017
04:17
Edgar Ávila / Corresponsal
-A +A

En medio de protestas de asociaciones protectoras de animales, el pleno del Congreso de Veracruz aprobó la despenalización de las peleas de gallos y vaquilladas en la entidad.

La reforma a la Ley de Protección a los Animales, propuesta por el Partido Acción Nacional (PAN), causó la división de opiniones, algunos celebraron entre gritos de “¡Sí se pudo!”, mientras que otros, en desacuerdo, gritaron consignas contra quienes aprobaron la iniciativa.

Con 25 votos a favor y 15 en contra, los diputados aprobaron la realización de espectáculos de tauromaquia, capea de toros, novillos y vaquillas en todo el territorio veracruzano. Incluyendo el casteo de aves de combate, faenas camperas, carreras de caballos, actividades relacionadas con el deporte de la charrería, jaripeos, Granjas Cinegéticas y Unidades de Manejo Ambiental (UMAS).

Los legisladores del PAN y de Juntos por Veracruz consideraron que de no aprobarse la iniciativa se perderían casi 500 mil empleos directos e indirectos que son generados por las actividades como las peleas de gallos.

El diputado panista, Rodrigo García Escalante, acusó a quienes se oponen, por “ignorancia” en el tema, pues defendió que el estado no puede permitir que se pierdan empleos cuando enfrenta una crisis económica.

Carcía Escalante explicó que en México se realizan tres millones de peleas por año y en el estado, 100 mil por temporada, debido a que Veracruz es el principal productor de aves de combate del país y actualmente cuenta con un aproximado de 200 mil gallos de pelea.

También, el legislador cuestionó a quienes se oponen a las peleas de gallo, de qué manera se podrían reemplazar los trabajos que generan estas actividades.

“Les quiero preguntar a quienes están en contra de las peleas de gallos, pero a favor de que las mujeres vayan a abortar y matemos niños, cómo podrían reemplazarse tantos ingresos que la gallística genera”, enfatizó.

El diputado Basilio Picazo Pérez de Juntos por Veracruz insistió que “en los espectáculos con animales como peleas de gallos y tauromaquia no hay violencia”, sino que estos generan empleos a personas de la tercera edad.

“No se ve violencia en los palenques. Se da servicio mediante empleos; hay 500 mil empleos directos e indirectos derivados de las peleas de gallos. Hay 5 millones de gallos de pelea y 500 mil en otras modalidades”, expresó.

Destacó que la industria de la navaja reporta ventas de 250 mil unidades anuales, por lo que cuestionó a los diputados opositores si estarían de acuerdo en dejar a esa gente desempleada.

Sin embargo, diputados opositores recordaron que en la pasada Legislatura se aprobó una iniciativa para prohibir peleas de gallos y vaquilladas, y que “es incongruente modificar esa medida”.

Al hacer uso de la voz, el diputado del Partido Verde, Manuel Martínez Martínez, aseguró que con esta aprobación se echan abajo los logros históricos que pusieron al estado en niveles de vanguardia en protección a los animales.

“Es un retroceso que ofende no solo a la sociedad, sino a los diputados que lograron acuerdos para avanzar hacia una sociedad más avanzada, que no avalaron la violencia contra los animales”, aseveró.

Los galleros presentes arremetieron en contra de Martínez cuando este dijo que los líderes galleros no pertenecen a Veracruz actos que denominó salvajes, y que se presentan como tradiciones.

La diputada priísta, Regina Vázquez Saut, señaló que su partido no avalará actividades violentas o que puedan generar o incrementar la violencia en el estado y condenó a quienes no escucharon la “voz del soberano” que demanda protección a los animales.

Dijo que los espectáculos como las vaquilladas, peleas de gallos y tauromaquia no son tradiciones sino actos violentos que no se deben permitir y recordó a los diputados que las leyes no deben responder a los hobbys de quienes los practican.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS