Arzobispado pide perdón por el cura del condón

Tomás Herrera aceptó en una entrevista que realiza prácticas sexuales y que siempre carga preservativo “por si se necesita”
22/07/2017
02:19
Amalia Escobar / Corresponsal
Hermosillo.
-A +A

[email protected]

El gobierno eclesiástico del Arzobispado de Hermosillo pidió perdón por las expresiones del sacerdote Tomás Herrera, quien el pasado jueves —en una entrevista transmitida en vivo por internet— aceptó que realiza prácticas sexuales y presumió que siempre cargaba un condón “por si se necesita”.

Las declaraciones del cura mantienen escandalizada a la grey católica, quien mostró su rechazo a través de las redes sociales e incluso al clero que envió un comunicado donde destaca tres puntos en cuanto al celibato, al ministerio y como Iglesia particular. En el documento de la arquidiócesis encabezada por Ruy Rendón Leal, firmado por el vicario general y moderador de la curia, así como por el presbítero Martín G. Herrera Moreno, vicario general, se replican artículos del Código de Derecho Canónico que dictan la obligación sacerdotal al celibato.

Se informa que las consecuencias de las declaraciones del sacerdote Tomás Herrera serán determinadas por un colegiado clerical; se deslinda de los comentarios y pide perdón por las incoherencias y tibiezas en la entrega pastoral cotidiana, en la comunión y la falta de ardor misionero por parte de representantes de la Iglesia.

En cuanto al ministerio del padre, dice que se procede a una investigación de todo lo referente a la polémica originada por sus comentarios personales ante el celibato.

El arzobispo como responsable de la Arquidiócesis consultará en colegialidad este caso y las decisiones a tomar de acuerdo con los cánones que la Iglesia establece.

Y como Iglesia particular: “No asumimos los comentarios personales del Padre Tomás Herrera ni de ningún otro, respecto a esta materia contraria a la enseñanza de la Iglesia y, a su vez pedimos respeto en las acciones que la Iglesia realiza en el actuar de esta materia y bajo su propia normativa”.

Una “canita” al aire. El padre Tomás Herrera Seco dejó el sacerdocio para convertirse en servidor público en la administración del ex gobernador Guillermo Padrés (2009-2015), fue asesor de imagen e impartió ética y moral en el Instituto de Capacitación del Nuevo Sonora Ciudadano. Capacitó a 3 mil 300 servidores públicos.

Al anunciar su regreso como cura, dijo: “Me siento muy libre de no tener vergüenza de verme con quien sea, del género que sea, yo apoyo tanto a personas gay, políticos, en mi vida personal me mantengo con mucha estabilidad, pero yo viajo y si hay necesidad de echar una partida la echo, yo siempre llevo mi condón preparado”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS