Muere mujer por tomar pastillas para adelgazar que promocionaban en Internet

Lucero Priscila Garza, de 24 años de edad, falleció tras presentar complicaciones por el consumo del producto denominado Avitia Cobrax
Foto: Tomada de Facebook
02/07/2017
14:22
David Carrizales / Corresponsal
Monterrey, Nuevo León
-A +A

Lucero Priscila Garza Campos, una mujer de 24 años de edad que durante un mes tomó pastillas para adelgazar,  y que al parecer debido a su consumo el pasado lunes sufrió complicaciones graves en su salud que la llevaron a un estado de coma, falleció de un paro respiratorio la noche del sábado, seis días después de permanecer internada en un hospital privado, informaron sus familiares.

Hace un año y dos meses, Lucero Priscila dio a luz a una bebé, y como ganó varios kilos por el embarazo, pretendió bajar de peso, para lo cual empezó a consumir un producto denominado Avitia Cobrax, sin previamente consultarlo con un médico, confiada de que estaba anunciado como un producto hecho a base de ingredientes naturales. Pero su salud fue desmejorando al paso de los días, por lo que el pasado lunes fue llevada a un hospital refiriendo fuertes dolores de cabeza.

La joven madre de familia recibió tratamiento, pero el malestar continuaba, y cayó en estado de coma. En base a los estudios que se le practicaron, los médicos detectaron inflamación en el cerebro y determinaron que la causa habría sido el citado producto que utilizó para bajar de peso, y que se promociona en redes sociales como un tratamiento a base de ingredientes naturales.

Un familiar de Lucero Priscila informó que el sábado entre las seis y las siete de la tarde, su familiar fue desconectada del respirador artificial, y alrededor de las 21:30 horas perdió la batalla contra la muerte.

Comentó que desde 2014, la Cofepris prohibió la venta del Thermatrim y de otras marcas que comercializaban la misma fórmula, como es el caso de Avitia Cobrax, porque contenían elementos prohibidos en suplementos alimenticios.
 

Pastillas como las consumidas por Lucero Priscila, hacen que el consumidor sufra sudoración excesiva, ante lo cual los vendedores recomiendan tomar mucha agua, pero la persona pierde electrolitos que no se recuperan con cualquier líquido. Algunos consumidores de dichas pastillas sufren desmayos, bochornos extremos, problemas para descansar, dolor de cabeza, náuseas y nerviosismo.

En vista del fatal desenlace que tuvo su prima, recomendó que las personas que quieran someterse a un tratamiento para adelgazar, consulten con un nutriólogo acreditado, pues todas las pastillas para bajar de peso, llevan consigo efectos secundarios.

cfe

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS