Piden desaparecer Fonatur por daños en Malecón Tajamar

Advierten activistas que la sentencia del Tercer Tribunal Colegiado “deja muy mal parada” a la Profepa y a su titular, Guillermo Haro
Foto: Archivo / EL UNIVERSAL
26/06/2017
21:35
Adriana Varillas / corresponsal
Cancún, Q. Roo.
-A +A

Al celebrar la reciente resolución que impide a la Semarnat expedir nuevas autorizaciones para desarrollar el “Malecón Tajamar” y ordenar la restauración de manglares, blindando el sitio, el movimiento “Salvemos Manglar Tajamar”, llamó al gobierno federal a desaparecer al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y exigió se castigue a los responsables de la devastación de humedales en el polígono.

En conferencia de prensa, las integrantes del movimiento ciudadano que peleó por defender los ecosistemas de flora y fauna, dañados desde julio de 2015, pasando por la devastación de selva, manglares y sabana, la madrugada del 16 de enero del 2016, señalaron que la sentencia del Tercer Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo Circuito, “deja muy mal parada” a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y a su titular, Guillermo Haro Belchez.

La dependencia absolvió al Fonatur de toda responsabilidad en la violación de condicionantes de la autorización de impacto ambiental, mientras que el funcionario federal negó que en Tajamar hubiera manglares y que el sitio fuese un humedal.

Isabel González Glennie, una de las abogadas que llevó los litigios para defender el polígono, señaló que entre los responsables que deben ser sancionados por actos u omisiones en perjuicio del sitio, se ubican las y los ex funcionarios municipales y federales que emitieron los permisos, para el ante proyecto “Malecón Cancún” (hoy Malecón Tajamar), quienes autorizaron el desmonte y relleno de humedales de los terrenos vendidos a particulares.

“Fonatur es una instancia del gobierno federal cuyas actuaciones han sido ilegales, yendo contra su visión de convertirse en una instrumento de inversión turística sustentable en beneficio de la población y no de empresarios o de los funcionarios y políticos.

“Invitamos al gobierno federal a desaparecer a Fonatur, no le necesita el país. Intentaron arrebatarnos Tajamar de la misma forma en que nos arrebataron las playas públicas, las ventanas al mar y a la Laguna Nichupté y la primer ciclopista del país”, expresó, Aracely Domínguez.

La activista, como habitante de Cancún e integrante de “Salvemos Manglar Tajamar”, promovió, a través del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), un amparo a finales de julio del 2015, en contra de la autorización que la Semarnat expidió a favor del Fonatur, el 28 de julio de 2005, para la urbanización y lotificación del polígono de Tajamar.

La agrupación alegó que el Fonatur había mentido a la Semarnat en cuanto a la superficie real de manglares en la zona y sobre la relevancia del ecosistema, mientras que la Secretaría no corroboró en campo la información aportada por el Fondo, lo que se tradujo en una autorización que violentó el artículo cuarto constitucional, que establece como un derecho humano, el gozar de un medioambiente sano.

Esa autorización en materia de impacto ambiental, dio pie al cambio de uso de suelo en terrenos forestales y a permisos de chapeo y desmonte, que fueron perpetuando en el tiempo la violación al cuarto constitucional, de acuerdo con el Tribunal, que concedió el amparo de la ley a Domínguez Rodríguez, ordenando a la Semarnat abstenerse de ejecutar dicha autorización y otras futuras autorizaciones en las 78.4 hectáreas que conforman el polígono de Malecón Tajamar.

El fallo del Tribunal reconoció a la activista su personalidad jurídica como miembro de la comunidad, estatus que le había negado el Juzgado de Distrito que sobreseyó de origen la demanda de amparo, lo cual dio pie al análisis de fondo del tema, cuyo resultado fue la sentencia, calificada de “histórica” y de trascendencia nacional.

“Tajamar es un icono que simboliza el abuso de poder, la ilegalidad, el desarrollo no sustentable, la destrucción de la naturaleza y la destrucción de los valores éticos y morales que queremos dejarles a los jóvenes y a los niños. 

“Tajamar significa literalmente un parteaguas y eso es lo que sucedió con la sentencia que hoy celebramos”, señaló la también la presidenta del Grupo Ecologista del Mayab (GEMA).

Al agradecer a las y los ciudadanos que se sumaron al movimiento y aceptaron fungir como abogados; a las y los biólogos, arquitectos y demás profesionistas e integrantes de la comunidad que se unieron para llegar hasta este punto, el movimiento Salvemos Manglar Tajamar exhortó a la Semarnat a iniciar con el cumplimiento de la sentencia y manifestaron que a partir de ésta, “Malecón Tajamar” quedará como un parque urbano para disfrute de las y los cancunenses y de turistas que le visiten.

“Todas las acciones, lágrimas, gritos desesperados, whatsapp, tweet storms, denuncias, amparos, guardias, dibujos, escritos, cartas, recolección de firmas, viajes, fotografías, memes, infografías, concursos, marchas, plantones, declaraciones, visitas a las escuelas, eventos, cantos, danzas, ceremonias, obras de teatro, reportajes, notas de prensa, radio, televisión, internet, todas fueron imprescindibles para que hoy el Colegiado nos amparara”, agradecieron. 
cev

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS