Hijo de Pablo Escobar pide declarar la paz a las drogas

En una conferencia en Tamaulipas, ante tres mil estudiantes, Sebastián Marroquín señaló que declararle la guerra a las drogas con ametralladoras “va en contra vía de los valores humanos”
Roberto Aguilar/ EL UNIVERSAL
30/05/2017
16:15
Roberto Aguilar / Corresponsal
Ciudad Victoria, Tamps.
-A +A

Sebastián Marroquín, hijo del narcotraficante colombiano, Pablo Escobar, se manifestó en esta ciudad a favor de declararle la paz a las drogas.

“Este cuento de declararle la guerra y salir a combatir este problema de salud pública con ametralladoras, me parece que va en contra vía de los valores humanos. Creo más en la regularización y que el Estado asuma la responsabilidad y el control de esas sustancias”, dijo.

Sebastián Marroquín, quien originalmente se llamó Pablo Escobar Henoa, comenzó una serie de conferencias por las principales ciudades de Tamaulipas, a invitación del gobierno de Tamaulipas y del Sistema DIF Estatal.

Ante unos tres mil estudiantes reunidos en el Polifórum de Ciudad Victoria ofreció la conferencia “Pablo Escobar: Una historia para no repetir”. Como invitados destacó la presencia del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca y de su esposa Mariana Gómez.

Antes de la conferencia, el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca dijo a los asistentes que conoció a Sebastián hace un par de años, cuando aún era senador de la República.

La intención de invitarlo, explicó, fue que los niños y jóvenes de Tamaulipas sepan que detrás de las series de narcos que ven, hay una realidad de violencia, inseguridad y muerte.

“Gracias por venir a Tamaulipas y dar tu testimonio de vida”, le dijo a Sebastián.

Sebastián Marroquín habló a los adolescentes de un mundo de violencia que rodeó a su padre, “yo hubiera cambiado todos los lujos y riquezas por poder tener un hogar y tranquilidad a lado de mi papá”, expresó.

Citó como ejemplo, que su padre sólo disfrutó el 10 por ciento de su vida, “vemos en las series a un Pablo Escobar todopoderoso, pero les aseguro que entre más dólares ganaba mi padre más pobremente tenía que vivir”, señaló.

“A mí papá no le alcanzó toda su fortuna para tener paz y felicidad”, resaltó Marroquín.

Mencionó que su padre llegó a ganar entre 50 y 70 millones de dólares cada fin de semana con la cocaína, “pero no pudo disfrutarlo”.

A pesar de referirse a las situaciones negativas que como narcotraficante vivió su padre, Sebastián aseguró que “al interior, en mi familia, me educó con amor, me educó con valores”, puntualizó.

 

iha

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS