Festejan a Malverde, el santo de los narcos en Culiacán

Cientos de creyentes asistieron a su capilla a rendirle tributo a Jesús Juárez Mazo, a quien le atribuyen milagros
Foto: Javier Cabrera / EL UNIVERSAL
03/05/2017
21:22
Javier Cabrera Martínez / Corresponsal
Culiacán, Sinaloa
-A +A

En el marco del 108 aniversario luctuoso de Jesús Malverde, cuya leyenda le atribuye milagros que van desde supuestamente sanar a enfermos, salvar la vida de quienes han "torcido" el camino e incluso de ser el "santo de los narcos", cientos de creyentes a su figura asisten a su capilla a rendirle tributo.

Su capilla fue edificada en 1969 a una calle del Palacio de Gobierno, muy cerca de las vías del tren y su historia habla de que éste trabajo formó parte de su vida en el sistema ferroviario Sub Pacifico, antes de convertirse en asaltante.

Jesús Juarez Mazo, nacido en 1870 en el municipio de Mocorito, se convirtió en asaltante de caminos en contra de los hombres poderosos de aquel tiempo, los cuales explotaban a sus trabajadores.

Se dice que se volvió un personaje al que se le denominó en su tiempo como “El Bandido Generoso”, puesto que parte de los hurtos que cometía, los compartía con las clases más desprotegidas.

malverde.jpg

Su muerte, según la historia, fue un 3 de mayo, aunque el móvil no esta muy claro ya que algunos narran que fue ahorcado y otros que fue de una enfermedad.

Con el paso del tiempo, las historias ubicaban su cadáver en una pequeña tumba en los antiguos terrenos cercanos a la estación ferrocarriles en esta ciudad, pero con la construcción del Palacio de Gobierno, su ubicación se cambió.

Sin embargo, su capilla fue edificada cerca de donde se dice se ubicaban sus restos, a donde cientos de personas de todas edades y condiciones económicas, todos los días, lo visitan para solicitarle los ayude a salvar algún problema, les retorne la salud o bendiga sus actividades ilícitas.

Como todos los años, en este día, su busto es sacado de su capilla y bajo los acordes de la música norteña o de banda, es paseado por las calles de la capital del estado, en reciprocidad por sus favores.

malverde2.jpg

A Jesús Malverde, con el paso de los años, se le consideró como santo de los narcotraficantes por las peticiones de muchas personas ligadas a dicha actividad que acuden a solicitarse sus favores, para seguir en su “negocio”.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS