Alcaldesa de Reynosa pide estrategia similar a la de Cd. Juárez

Alcaldesa dice que vive con miedo, como todos en Reynosa; violencia ha dejado 24 muertos y pérdidas por 380 mdp
11/05/2017
01:44
Reynosa.
Julio Loya Guzmán
-A +A

[email protected]

Luego del recrudecimiento de la ola de violencia por la guerra interna desatada entre grupos criminales, la alcaldesa de Reynosa, Maki Ortiz Domínguez, solicitó al gobierno federal aplicar de manera urgente una estrategia de seguridad similar a la que se aplicó hace años en Ciudad Juárez, Chihuahua, con la cual disminuyeron los niveles de violencia e inseguridad en dicho municipio fronterizo.

La solicitud se formalizó de manera escrita mediante un oficio y con ella se busca frenar la violencia que impacta al municipio y mantiene semiparalizada la vida de la ciudad.

Desde el pasado martes 2 de mayo, la ola de violencia ha dejado un saldo oficial de 26 muertos: 24 hombres armados, un civil inocente y un elemento de la Policía Estatal, además de dos agentes heridos de la misma corporación. Este clima de inseguridad se ha traducido, además, en pérdidas económicas millonarias para el sector comercial, estimadas en más de 380 millones de pesos por la Federación de Cámaras de Comercio en Tamaulipas.

En entrevista con EL UNIVERSAL, la alcaldesa de Reynosa explica que pidió al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto voltear a Reynosa, pues la situación de violencia demanda de todo el apoyo que se pueda brindar, específicamente mediante una estrategia a la medida, como la que se implementó en Ciudad Juárez.

“Reynosa tienen que ser visualizada, debe de tener oportunidades y una estrategia específica como la tuvo alguna vez Ciudad Juárez, Chihuahua, donde se atiendan no sólo las aristas que es el enfrentamiento entre  Fuerzas Armadas y la delincuencia organizada, sino también en la atención en programas productivos, rehabilitación de la ciudad, salud, educación y cultura”.

Para la alcaldesa, Reynosa sólo podrá superar la situación de violencia mediante el refuerzo de programas sociales que permitan ofrecer una vida más digna al ciudadano.

“Necesitamos que todos tengan oportunidades y una vida digna, en paz, con salud, con servicios públicos que disfruten y que tenga futuro para nuestros hijos”, enfatizó.

Maki Ortiz están convencida de que la problemática de Reynosa tiene muchas aristas, por lo que pide a ciudadanos, a autoridades estatales y federales, y a organismos internacionales no ser cómplices por indiferencia.

“Hemos sido muy lastimados muchos años por mucho descuido de las pasadas autoridades, que descuidaron la seguridad, la rehabilitación y atención a la ciudad”, asegura Maki Ortiz.

Vivir con miedo. Cuando se le pregunta sobre la violencia, la alcaldesa  habla de la zozobra que se vive a raíz de los constantes enfrentamientos internos entre grupos criminales, pero también de los que se dan contra las fuerzas estatales y federales que buscan recuperar la tranquilidad de la ciudad.

“Somos diferentes al resto del país porque vivimos así. El clima de violencia es intenso y los operativos de la justicia muy fuertes. Hemos tenido días difíciles, como cuando la Marina logró abatir a un líder criminal (Juan Manuel Loisa Salinas, alias Comandante Toro), ese día tuvimos muchos incendios, bloqueos y enfrentamientos.

“Nosotros lo que estamos haciendo es ayudar a la ciudadanía con lo que nos corresponde”, señala la edil.

 Maki Ortiz explica que lamentablemente, como municipio, sólo pueden apoyar alertando a la ciudadanía y a las autoridades estatales y federales sobre situaciones de riesgo, pues no se cuenta con policía municipal para actuar y brindar mayor seguridad.

“Ahora nos estamos apoyando con el Mando Único, porque en esta ciudad no tenemos policías y tenemos que poner nuestro granito de arena para coadyuvar en el tema de la prevención en todas sus áreas. Anunciando a la ciudadanía a la hora que sea sobre situaciones de violencia, con los semáforos preventivos para que se puedan cuidar”, apunta.

 

Ortiz recuerda que antes los presidentes municipales no hablaban mucho sobre la ola de inseguridad en la ciudad, por el contrario, se encerraban, o se cruzaban a Estados Unidos para protegerse.

“Yo no tengo por qué correr, pues tengo la misma responsabilidad, soy un ciudadano más y vivo igual que todos con ese miedo de levantarme todos los días y ante la realidad que vivimos tener que salir a trabajar”, asegura.

Es por eso, afirma, que ella sigue realizando sus actividades sólo con dos elementos de seguridad, y descarta que vaya aumentar el número de agentes; la seguridad la necesita la población, dice.

“La verdad, ése es un tema que no depende de mí y si en algún momento se me indica que aumente mi seguridad, pues tendré que hacerlo, pero hasta la fecha siento que tenemos que luchar todos juntos”.

Aunque la alcaldesa afirma que en la ciudad ya no se sabe cómo es vivir en paz, y que tanto autoridades como ciudadanos están “siendo muy lastimados”, remarca que ella no va a huir de los problemas, de la violencia. Además, asegura que tiene casa en el Valle de Texas, pero no va a gobernar desde Estados Unidos.

“Queremos vivir en paz en esta ciudad, vivo como la mayoría de los ciudadanos, porque sé que aquí la gran mayoría es gente buena, que se impone, se levanta y se crece ante las dificultades. Estoy muy orgullosa de ser reynosense, es la mejor gente del todo el país, y aquí voy a estar con mi pueblo”, puntualizó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS