Exigen la renuncia de los directores de los tres penales

El presidente estatal del PAN, Mauro Guerra Villarreal, hizo el llamado a los responsables de los penales de Cadereyta, Apodaca y Topo Chico
CERESO del municipio de Cadereyta. (Foto: GABRIELA MONTIEL/CUARTOSCURO)
29/03/2017
01:29
David Carrizales / Corresponsal
Monterrey.—
-A +A

Ante los nuevos hechos violentos que se registraron ayer en el penal del Cadereyta, el presidente estatal del PAN, Mauro Guerra Villarreal, demandó la renuncia de los directores de dicho reclusorio, además de los responsables de Apodaca y Topo Chico.

Guerra Villarreal cuestionó la actuación del vocero de seguridad, Aldo Fasci Zuazua, al pretender minimizar la gravedad de los hechos ocurridos el lunes, cuando inicialmente aseguró que sólo había un lesionado y al final aceptó que fueron siete.

“Presentar cifras para hacer ver que los problemas son menores es una clara manifestación de la incapacidad de presentar planes y acciones concretas que resuelvan los problemas de los penales, quien no pueda, que renuncie”, pidió el panista.

Agregó que el motín registrado el lunes en el penal de Cadereyta, los disturbios de ayer, además de la humillación que sufrieron cuatro internos en el reclusorio de Apodaca, son las últimas muestras de que el estado no tiene el control de los penales. 

“La situación de Nuevo León se asemeja a un lamentable guión de película que se repite día tras día, en el que las autoridades estatales son meros espectadores pasivos ante la realidad que se vive, ya sea por apatía o incapacidad de resolver los problemas al interior de los penales”, señaló Guerra Villarreal.

“El descontrol en Topo Chico y Cadereyta sacude a los regiomontanos, quienes ven con preocupación que la inseguridad en los penales es muestra de la falta de control que hay en este gobierno, que ante su incapacidad para resolver los problemas pretende minimizarlos”, concluyó.

Humillaciones en Apodaca. El pasado 15 de marzo se viralizó un video en el cual un grupo de reos del penal de Apodaca, vestidos sólo con lencería, eran humillados por otros internos, quienes los tenía lavando los pisos. Por haber permitido estas vejaciones fueron cesados y quedaron sujetos a investigación el subdirector de Seguridad, así como los jefes de turno y área del reclusorio que estaban como responsables de la custodia al momento de los hechos, aunque el director no fue tocado.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS