Familiares de desaparecidos marchan en Morelia para exigir justicia

Ana Luisa, madre de una adolescente asesinada por su novio, encabezó la caminata por el primer cuadro de la capital morelense, para exigir justicia y una audiencia con la presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Verónica Cuevas López
Foto: Tony Rivera/ EL UNIVERSAL
28/03/2017
14:24
Justino Miranda / Corresponsal
Cuernavaca
-A +A

En la conmemoración del Día Estatal de las Víctimas, colectivos de familiares de desaparecidos y defensores de Derecho Humanos, exigieron a las autoridades una justicia, rápida y expedita, así como una audiencia con la presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Verónica Cuevas López.

 

Ana Luisa Garduño, dirigente del Frente de Víctimas del Estado de Morelos, dijo que la petición estriba en demandar "jueces sensibles con los casos de las víctimas y que emitan sentencias acordes con los delitos cometidos.

"Los imputados tienen más derechos que las víctimas y sus familiares. Además del daño que causan al privar de la vida a nuestros seres queridos o desaparecerlos, hay que luchar contra el sistema como la Fiscalía y el Tribunal”, acusó.

 

Ana Luisa, madre de una adolescente asesinada por su novio, encabezó la caminata por el primer cuadro de la capital morelense cuya mayoría de participantes fueron mujeres, madres de los desaparecidos o asesinados, y por diversas organizaciones defensoras de Derechos Humanos.

Juliana Quintanilla, de la Comisión Independiente de Derechos Humanos, recriminó a las autoridades el nulo trabajo que hacen para buscar a los desaparecidos y en lugar de ello, distraen la atención a la búsqueda y localización con vida de sus seres queridos y los remiten a fosas, como los casos de Tetelncingo, en Cuautla, y en Jojutla, donde decenas de cuerpos en calidad de desconocidos fueron inhumados, varios de ellos,sin necropsia y sin la toma de muestras de genética.

“La ley de Desaparecidos es letra muerta, las acciones para prevenir los delitos son prácticamente inexistentes. La Fiscalía ignora los indicios que los propios familiares les dan para que sigan esas líneas de investigación y den con el paradero. En lugar de eso, los llevan a las fosas a ver si ahí aparecen porque ni siquiera son capaces de darles certeza a los familiares, deben presenciar el proceso de exhumación y esperar si es que hay coincidencias”, culpó.

En ese sentido, Ana Luisa coincidió en que “ninguna familia quiere encontrar a sus desaparecidos muertos, ni en esas condiciones, pero la experiencia de todos estos años de búsqueda aniquilan la esperanza y sólo les queda tener esa paz interior de encontrarlos, el proceso de su búsqueda es una muerte en vida, encontrarlos les da un poco de paz”, finalizó.

cfe

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS