Galardonan a sacerdote defensor de migrantes en Tamaulipas

El sacerdote católico Óscar Guadalupe Lozano Molina recibió la Medalla al Mérito “Luis García de Arellano” 2017
Foto: Roberto Aguilar / EL UNIVERSAL
22/03/2017
16:22
Roberto Aguilar / Corresponsal
Ciudad Victoria
-A +A

Con más de 30 años de apoyar a miles de migrantes en la zona fronteriza, el sacerdote católico monseñor Óscar Guadalupe Lozano Molina recibió la Medalla al Mérito “Luis García de Arellano” 2017, por la Sexagésima Tercera Legislatura de Tamaulipas.

En sesión solemne del Congreso del Estado, el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca le impuso la medalla y también le entregó un reconocimiento y fue develado su nombre con letras doradas en el Muro de Honor del Poder Legislativo.

A la sesión, que inició a las 11:15 horas, acudió también el presidente del Supremo Tribunal de Justicia, magistrado Horacio Ortiz Renán. También acudieron a la sesión, la presidenta del Sistema DIF Estatal, Mariana Gómez de García Cabeza de Vaca; el Obispo Eugenio Andrés Lira Rugarcía; familiares de monseñor Lozano Molina; secretarios de las diferentes dependencias del gobierno del Estado, y el presidente municipal de Ciudad Victoria, Óscar Almaraz.

2.jpg

El diputado Carlos Alberto García González leyó una semblanza del galardonado, a quien se refierió como un hombre cuya convicción por ayudar al prójimo lo convierte en un tamaulipeco ejemplar por su lucha incansable en apoyo y defensa de los migrantes.

El presidente de la Junta de Coordinación Política destacó que en 1967 ingresó al seminario de Matamoros, estudió filosofía y teología, fue ordenado diácono en la Parroquia del Espíritu Santo (ahora Catedral) en Nuevo Laredo, lo ordenó sacerdote el Papa Pablo Sexto en la Basílica de San Pedro, el 29 de junio de 1975.

Además, de 1976 a 1978 fue vicario en la Parroquia del Santo Niño en Nuevo Laredo, situada a dos cuadras del puente internacional, lo cual la hacía lugar de llegada de los deportados y otros migrantes que pedían auxilio.

“Fue ahí su primer contacto con el drama que viven nuestros hermanos migrantes, y la difícil situación y nula ayuda que éstos recibían, lo hicieron abrazar esa gran misión que lo estaba esperando”, agregó García González.

Mencionó que en Matamoros, a propuesta de la organización de trabajadores Católicos de América de Houston, Texas y con el apoyo del señor Obispo Sabás Magaña García, se fundó la Casa Juan Diego, para auxiliar a cientos de migrantes, sobre todo centroamericanos, que se veían obligados a detenerse en la frontera, sin tener donde pasar la noche.

Dijo que posteriormente en Reynosa, se hizo cargo del Albergue Guadalupe, derivado la experiencia que había tenido en la casa Juan Diego.

“A través de estas encomiendas, monseñor Óscar Guadalupe Lozano Molina, ha tenido la oportunidad de ayudar, por muchos años, a miles de seres humanos que imploran apoyo y misericordia, porque están marcados por el sufrimiento y la indiferencia que caracterizan a su peregrinar migratorio”, expresó.

3_2.jpg

Monseñor Óscar Guadalupe agradeció el honor de recibir esta distinción, y dijo compartirla con hombres y mujeres, organizaciones e integrantes de otras iglesias que están sirviendo a los hermanos migrantes en todo Tamaulipas.

“Dedico esta medalla a los migrantes que en este momento están siendo repatriados, a las madres y niños migrantes que están siendo separados, a los que no hayan el camino en el desierto y ya no aguantan el hambre y la sed, a los que están siendo en este momento encarcelados o maltratados, a los que mientras estamos aquí enfrentan injustamente una infame discriminación”, agregó.

Dijo que en estos tiempos no se puede negar la crisis humanitaria que ha significado la migración de miles de personas que han atravesado desiertos y montañas, que salen expulsados por la violencia y pobreza, por lo que pidió tener abierto el corazón a los migrantes.

“En la realización de su noble tarea legislativa, pueden contar con la iglesia que no es enemiga del estado, ni pretende poderes políticos, cada quien en su ámbito hace lo que le corresponde, caminemos juntos, escuchándonos, dialogando, para que podamos, donde sea posible, trabajar unidos por el bienestar y dignidad de todo ser humano que pase por estas tierras”, añadió el religioso.

Al terminar la sesión, se colocó la foto de monseñor al lado de los anteriores galardonados con la Medalla al Mérito “Luis García de Arellano” y se tomaron las fotografías de recuerdo.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS