Investigan humillaciones en reclusorio de Apodaca

Obligan a reos a usar lencería y los golpean mientras limpian; CNDH urge a restablecer orden.
Viral. Las imágenes muestran cómo patean y empujan a los reclusos mientras limpian el piso semidesnudos (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
16/03/2017
04:30
David Carrizales / Corresponsal
Monterrey
-A +A

[email protected]

El gobierno estatal confirmó la veracidad del video difundidos en redes sociales, en el que reos del penal de Apodaca, vestidos con lencería, son agredidos física y sexualmente, mientras limpian el piso; prometió que se investigará y sancionará a los responsables.

Las primeras versiones difundidas en redes sociales señalaban que se trataba del penal de Topo Chico. Sin embargo, el gobierno de Nuevo León, mediante un comunicado, precisó que la grabación era del Centro de Reinserción Social de Apodaca.

Informó que a raíz de que se difundieron los videos se emprendieron acciones para “evitar cualquier situación de riesgo”: una revisión exhaustiva de cuatro horas, que terminó cerca de las tres de la madrugada.

Detalló que durante el operativo fueron asegurados entre otros objetos, tres desarmadores, un pedazo de metal tipo cercha, un recipiente metálico con dos orificios tipo pipa, un teléfono celular, un clavo de tres pulgadas, ocho tijeras metálicas, una memoria USB, una espátula, para un total de 27 artículos. Además, tres residuos de cigarros o bachas de marihuana y una bolsa con 150 gramos de polvo blanco.

En el comunicado expuso que se puso en contacto con las instancias defensoras de derechos humanos estatal y nacional, para que realicen las indagatorias, diligencias y recomendaciones pertinentes “con plena colaboración, apertura y transparencia de la administración estatal”.

Aunque el video apareció la noche del martes, este miércoles se viralizó, a la par de las críticas al gobernador Jaime Rodríguez Calderón, quien andaba de gira en Puebla, en la inauguración de una planta industrializadora de Stevia, junto al gobernador de dicha entidad, Antonio Gali Fayad, y al de Nayarit, Roberto Sandoval.

El mandatario estatal no hizo alusión al escándalo, ni por Facebook o Twitter, como acostumbra a difundir acciones de su administración.

Por limitaciones del nuevo sistema de justicia penal, la autoridad estatal declinó informar la identidad de los reos que aparecen en los videos.

Mientras tanto, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) urgió a las autoridades penitenciarias a restablecer el orden al interior de los centros de internamiento porque se evidencia la falta de autoridad en el sistema penitenciario de Nuevo León.

“La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) externa su más enérgica condena a los actos de denigración, vejación y violencia que ocurren en los penales del estado de Nuevo León, por considerarlos atentatorios contra la dignidad de las personas privadas de la libertad”.

Guerra de cárteles. Los penales de Nuevo León son disputados por los Zetas, que ahora se hacen llamar Cártel del Noreste (CDN) y el Cártel del Golfo (CDG), coinciden especialistas.

Los primeros tendrían el “gobierno” en el penal de Topo Chico, el Cártel del Golfo en el de Cadereyta, mientras que en el penal de Apodaca estarían en una situación de relativo equilibrio y separados por ambulatorios.

En el exterior, a la disputa que tienen por el control de territorios estos grupos, se suman el Cártel de Sinaloa, el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), además de la agrupación de Los Beltrán Leyva, que limitaría su presencia al municipio de San Pedro.

Después de la matanza de 44 internos del CDG y la fuga de 37 miembros de Los Zetas, en 2012, el penal de Apocada entró en una relativa calma.

Lo que se avecina. Las vejaciones y tratos humillantes que cometen internos contra otros reos son una muestra de que las organizaciones criminales, y no las autoridades estatales, tienen el control del sistema penitenciario, opinó Martín Carlos Sánchez Bocanegra, director de la agrupación Renace, que apoya a presos para que tengan acceso a la justicia.

Expresó que estos hechos son una urgente llamada para que el gobierno estatal aplique medidas correctivas, para evitar una masacre, como las registradas en 2012 y 2016, en los penales de Apodaca y Topo Chico, con saldo 44 y 49 muertos, respectivamente.

Comentó que si hay celulares es que la corrupción permite el ingreso “y no están funcionando los inhibidores”, además de que existen reos que tienen ciertos privilegios, “mientras que a otros no se les garantiza su vida”.

Por eso, dijo, con la llegada de Ricardo Tejeda Luna como nuevo director del Topo Chico, cuando trae antecedentes de corrupción, “lo más seguro es que las cosas no van a mejorar”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS