Estallan pescadores por veda; agreden a 28 inspectores

Profepa interpone denuncia por daños; pobladores exigen autorizaciones
Profepa se enfoca en combatir la pesca ilegal de totoaba en la zona, por lo que los permisos para pescadores “no eran de su competencia" (PROFEPA)
10/03/2017
01:11
Amalia Escobar / Corresponsal
Hermosillo
-A +A

Pescadores del golfo de Santa Clara estallaron en violencia porque la Comisión Nacional de Pesca (Conapesca) no les otorga permisos para capturar corvina. La noche del miércoles quemaron 15 vehículos oficiales, dañaron oficinas federales, incendiaron pangas de Profepa, robaron una embarcación retenida por autoridades de la Secretaría de Marina (Semar) y lesionaron a inspectores del sector.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) presentó una denuncia penal contra quienes resulten responsables.

La querella detalla que 10 empleados de la Profepa y la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (Conanp), así como 18 oficiales de Conapesca fueron agredidos. Según el primer reporte, tres inspectores de Profepa que fueron golpeados lograron salir del poblado junto con otros dos compañeros y consiguieron resguardarse en la cabecera municipal aledaña de San Luis Río Colorado, Sonora.

Según la Profepa, el recuento de los bienes dañados son dos camionetas, una lancha y una cuatrimoto incendiadas. Además, del robo de una lancha asegurada. También ocho camionetas quemadas y una lancha de la Conapesca, así como dos lanchas de la Conanp.

La Profepa informó que el grupo justificó sus acciones bajo el argumento de que el gobierno federal no avaló el Manifiesto de Impacto Ambiental para estar en condiciones de salir a pescar el pasado lunes.

 

 

La solicitud a la Semarnat fue ingresada por los pescadores el pasado 22 de febrero, a sólo unos días de iniciar la pesca de curvina golfina: “Lo anterior, refleja la irresponsabilidad con la que actuaron los líderes de este gremio al solicitar tardíamente la autorización”, dijo Profepa.

 

La dependencia recordó que las
acciones aplicadas en la región del Alto Golfo por las dependencias federales se han enfocado primordialmente en combatir la extracción ilegal del pez totoaba —problema que los mismos pescadores han denunciado—, por lo que la autorización de impacto ambiental era ajena a las competencias de la Profepa.

En tanto, la dependencia advirtió que mantendrá la vigilancia en la región y dará seguimiento a que se den curso a las investigaciones y se sancione a los responsables.

No tienen qué comer. El golfo de Santa Clara, municipio de San Luis Río Colorado, se ubica a unos 630 kilómetros de Hermosillo y a 72 kilómetros de Mexicali, Baja California.

Los pescadores informaron que están sin recursos, pues su única fuente de ingresos es la pesca; aseguraron que “quedarán peor” porque Conapesca les impuso como nueva regla obtener un permiso de impacto ambiental por parte de Semarnat.

Este permiso no se los han entregado, por lo que exigen la autorización para la captura de curvina en el golfo de Santa Clara, Sonora y San Felipe de Baja California.

Dijeron sentirse desesperados porque se cerró por dos temporadas la captura de camarón y en enero de este año la Secretaría de Salud, a través de la Comisión Estatal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Coesprisson) declaró veda precautoria sanitaria de almejas y ostras en el Alto Golfo de California debido a la presencia de una marea roja.

La restricción para el levantamiento de moluscos abarca desde el límite de la Bahía Salina, Caborca, hasta el golfo de Santa Clara, del municipio de San Luis Río Colorado, e incluye la extracción, venta y producción debido a la presencia de saxitoxina en los mismos, una toxina paralítica.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS