Recuento. Violencia entre jóvenes, ¿qué está pasando en las escuelas?

En lo que va del año se ha registrado una violación a un niño de 3 años, el intento de envenenamiento de una joven y un tiroteo en una escuela de Monterrey; “la escuela es una institución que está bastante rebasada en las dinámicas de violencia social existentes", afirma José del Tronco, investigador de Flacso
09/02/2017
17:30
Fernando Miranda
Ciudad de México
-A +A

En lo que va del año se han registrado al menos tres eventos violentos perpetrados por alumnos en planteles escolares, así como la amenaza de diez más, situación que ha encendido las alertas de padres de familia, docentes y autoridades.

Desde amenazas en redes sociales, decomiso de armas punzo cortantes, agresiones sexuales, tiroteos y hasta un caso de envenenamiento se han presentado en las primeras cinco semanas del año en al menos nueve estados de la República.

En días pasados, EL UNIVERSAL reportó que de 2000 a 2015, 38 menores de edad fueron asesinados por arma de fuego en planteles escolares y otras áreas administrativas públicas, de acuerdo con las estadísticas de mortandad del Inegi.

Si se consideran todas las causas de muerte violenta, el número se dispara a 95 casos, lo que significa que, en promedio, seis niños son asesinados en escuelas al año.

El primero de los hechos registrados este año ocurrió la mañana del 18 de enero, cuando un adolescente sacó una pistola y le disparó a su maestra y a tres compañeros. Después se quitó la vida. Tenía 14 años y cursaba el tercer año de secundaria en un colegio privado de Monterrey, Nuevo León.

Luego del ataque, se dio a conocer que el menor compartía con su padre la afición por las armas y la cacería, pero se desestimó que hubiera actuado en participación de otros alumnos.

A partir de esta agresión, diferentes escuelas en estados como Nuevo León, Coahuila, Yucatán, Aguascalientes, Tamaulipas y Sonora han reportado amenazas de ataques similares a través de redes sociales.

Sólo siete días después de lo ocurrido en Monterrey, por ejemplo, una amenaza en redes sociales alertó a la comunidad escolar de la Secundaria Técnica 1 “Álvaro Obregón” de Ciudad Victoria.

Mientras que en Yucatán, un alumno de preparatoria de la escuela privada Modelo de Mérida, fue expulsado por exhibirse en la red con una pistola en mano, imagen que presuntamente fue acompañada de amenazas hacia sus compañeros.

En Tabasco, luego de una denuncia de padres de familia, se decomisó un arma blanca que fue encontrada dentro de la mochila de una alumna de la Secundaria Técnica no. 9, de Villahermosa, Tabasco.

De acuerdo con lo dado a conocer, la alumna había amenazado a sus compañeros de clase, lo que causó alarma entre la comunidad estudiantil.

A pesar de la gravedad, las armas no son el único problema. De acuerdo con las datos del Inegi, de los seis asesinatos de menores que se registraron en 2015, sólo dos fueron a causa de arma de fuego, mientras que los otros cuatro fueron resultado de otro tipo de agresiones.

Ejemplo de ello es el caso de una estudiante de secundaria que fue envenenada con pesticida en una escuela de Guanajuato.

De acuerdo con un comunicado de la Delegación Sureste de la Secretaría de Educación de Guanajuato (SEG), el 1 de febrero alumnos de la Escuela Secundaria Técnica 17, de la comunidad San Nicolás de los Agustinos, del municipio de Salvatierra, pusieron insecticida agrícola en el Yakult de una compañera de 12 años, mientras estaban en clases de agricultura.

Mientras que ese mismo día, en Cancún, Quintana Roo, un niño de tres años y medio fue víctima de abuso sexual en los sanitarios del colegio Mano Amiga Cancún, hechos en los que se presume la intervención de uno o dos adolescentes, de acuerdo con la denuncia presentada por los padres del infante ante la Fiscalía General de ese estado.

Por dicha acusación, la dependencia abrió la carpeta de investigación 18/2017, por el delito de abuso sexual en agravio del pequeño, al que da seguimiento la Dirección del Ministerio Público especializado para Adolescentes, en la zona norte del estado.

Ante estos hechos, autoridades locales y federales han instaurado medidas como el operativo “Mochila Segura”.

Sólo en Nuevo León, el secretario de Educación, Arturo Estrada Camargo, afirmó que el programa federal “Mochila Segura” se realizaría en las 5 mil 425 escuelas oficiales y en los mil 230 planteles particulares que hay en la entidad.

Pero no es el único caso. Al menos 18 estados realizan actualmente el operativo, 12 lo hacían desde el sexenio pasado y 6 más se sumaron luego de lo sucedido en Monterrey.

Para especialistas como el doctor en Ciencias Políticas, José del Tronco, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), “la escuela es una institución que está bastante rebasada en las dinámicas de violencia social existentes" y no se dispone ni de conocimientos ni de protocolos para enfrentar y prevenir este tipo de manifestaciones violentas.

Los datos le dan la razón. De acuerdo con el estudio La violencia en las escuelas secundarias de México, donde se entrevistó a mil 398 estudiantes, de ochos estados de la república, y que fue coordinado por el investigador, cuatro de cada 10 alumnos del sexo masculino reconoce que han agredido físicamente a compañeros, mientras que dos de cada 10 mujeres se reconocen como agresoras.

Ante este panorama, Del Tronco señala que lo más grave es que “no hay un espacio donde se esté llevando a cabo una estrategia preventiva, no revisar mochilas sino trabajar con estos niños sobre la manera que resuelven conflictos entre sus pares, con sus superiores; nadie está trabajando en una estrategia de resolución de conflictos. No estamos armados para disuadir al potencial agresor", afirma.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS