Cae el jefe de escoltas de los hijos de “El Chapo”

Se le vincula con emboscada al Ejército en 2016, en la que murieron 5; es señalado de controlar la venta y trasiego de droga hacia EU
Francisco Javier Zazueta fue localizado en el fraccionamiento Acueducto, donde estaba su casa de seguridad. Vecinos comentaron que minutos después de las 12 de la noche percibieron el despliegue de marinos y militares (RASHIDE FRÍAS. CUARTOSCURO)
19/02/2017
03:20
Culiacán
JAVIER CABRERA Y JAVIER GARDUÑO
-A +A

[email protected]

Personal de Infantería de Marina, del Ejército y de la Agencia de Investigación Criminal detuvieron a Francisco Javier Zazueta Rosales, Pancho Chimal, presunto jefe de escoltas de Iván Archivaldo Guzmán Salazar, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, confirmaron fuentes castrenses y de la Procuraduría General de la República (PGR) a EL UNIVERSAL.

A Zazueta Rosales se le identifica como el probable operador del líder de una organización delictiva con presencia en la entidad y jefe de plaza de la ciudad de Culiacán, así como el responsable de controlar la venta, distribución y trasiego de droga hacia Estados Unidos.

El detenido está relacionado con la emboscada contra elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), para rescatar a Julio Óscar Ortiz Vega, El Kevín, la madrugada del 30 de septiembre de 2016, en la que fueron asesinados cinco soldados y 10 resultaron heridos, además del paramédico de la ambulancia de la Cruz Roja.

Pancho Chimal fue arrestado en los primeros minutos del sábado con base en una orden de cateo a una vivienda del norponiente de Culiacán. En el lugar se aseguraron dos armas largas, una corta y 2 millones de pesos en efectivo, además de equipos de radiocomunicación.

El subprocurador de Justicia del Estado, Martín Robles Armenta, confirmó el operativo de fuerzas federales. Aseguró que fueron dos los detenidos, sin especificar sus identidades.

Declaró que fueron puestos a disposición del agente del Ministerio Público de la Federación, en la delegación de la PGR.

Vecinos del fraccionamiento Acueducto, donde se ubica la casa de seguridad utilizada por Zazueta Rosales, comentaron que minutos después de las 12 de la noche escucharon la descarga de una arma automática y percibieron el despliegue de marinos y militares. Señalaron que la acción no les pareció inusual, porque desde hace dos semanas son frecuentes los patrullajes y el viernes policías federales a bordo de una unidad Rino, recorrieron por varias horas la zona.

Jorge “N”, empleado de un minisúper ubicado sobre la avenida Universo, una de las principales vías de acceso a los fraccionamientos, comentó que en el trayecto a su casa observó que un grupo de militares revisaban una camioneta negra BMW, estacionada fuera de una cochera de la calle Manantial, de la primera sección del fraccionamiento Acueducto, después supo que ahí se resguardaba el presunto delincuente.

La estudiante Ernestina “N”, cuyo hogar se localiza en el fraccionamiento Cedros, en ese mismo sector, explicó que se escuchó el sobrevuelo de un helicóptero y después presenciaron el paso de varias unidades de la Marina, a velocidad moderada.

“El despliegue no llamó la atención, puesto que es común ver en recorridos a militares o marinos, quienes instalan puntos de revisión momentáneos y luego continúan a la sindicatura de Culiacancito”, señaló la joven.

En un recorrido por la primera sección del Fraccionamiento Acueducto se comprobó que la puerta de acceso a la residencia marcada con el número 1756, de la calle Manantial, no tenía los señalamientos oficiales, colocados cuando un inmueble es asegurado, tampoco había vigilancia.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS