Rosi Orozco acusa rezago contra trata de personas en Morelos

“El mundo se debate entre la cero tolerancia o un gran negocio que les da mucho dinero a los políticos y que permiten que los seres humanos sean vendidos mientras, según ellos, no hay violencia”, lamentó Rosi Orozco, presidenta de la Comisión Unidos contra la Trata
14/02/2017
22:06
Justino Miranda / Corresponsal
Cuernavaca, Morelos
-A +A

La presidenta de la Comisión Unidos contra la Trata, Rosi Orozco, declaró que los policías y políticos son los principales responsables de la trata de personas y refirió que en México existen un total de 3.6 millones de mujeres que son víctimas de este delito.

“El mundo se debate entre la cero tolerancia o un gran negocio que les da mucho dinero a los políticos y que permiten que los seres humanos sean vendidos mientras, según ellos, no hay violencia”, lamentó Orozco.

En el marco de la campaña “Un billón de pie, manifiéstate, baila, levántate”, cuyo objetivo es luchar contra la violencia de las que son víctimas las mujeres, la activista afirmó que en Morelos existe un rezago para luchar contra la trata debido a que no se han implementado políticas públicas para combatir este delito, en el cual de 3.6 millones de personas que son víctimas, el 30 por ciento tiene entre 9 y 12 años de edad.

La desaparición de mujeres, ocurre principalmente en los establecimientos denominados “giros negros” debido a que en esos lugares se permite la explotación laboral y cerca de 360 mil mujeres son enganchadas; otros casos, indicó Orozco, ocurren por medio de las redes sociales y, en general, en el 2 por ciento de los casos, las mujeres son rescatadas.

“En Morelos no se va a acabar los feminicidios si no se acaba la trata de personas, sino se acaba la explotación de mujeres en estos giros negros, no vamos a acabar con el feminicidio ni la violencia de género, porque cualquier hombre que va y compra a una mujer se cree con el derecho de deshacerse de ella”, expresó la presidenta de la organización.

Advirtió que hay mujeres explotadas en la entidad morelense y en la frontera con el estado de Guerrero; relató que cerca de Taxco, en los ranchos de Juliantla, se registró el caso de dos jóvenes de 14 años que fueron vendidas a policías, políticos y empresarios de los altos niveles, principalmente de Guerrero y Morelos.

Orozco lamentó que no se implementen las acciones consecuentes con la alerta de violencia de género (AVG) decretada en agosto de 2015 en ocho municipios morelenses, pues desde la esfera de las autoridades se permite la violencia en contra de la mujer.

En su opinión, los gobernadores de Puebla, Tlaxcala, Guerrero y Morelos deberían implementar otras acciones y cerrar la puerta a los delincuentes, ya que la única manera de acabar con la trata es no tolerar los lugares de esclavitud.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS