Miles de católicos protestan con peregrinación en Chiapas

Se manifiestan contra los proyectos que atentan contra el despojo de la tierra, la privatización de los bienes naturales y el aumento al precio de los combustibles
Foto: Fredy Martín Pérez / EL UNIVERSAL
25/01/2017
16:08
Fredy Martín Pérez / Corresponsal
San Cristóbal de las Casas, Chiapas
-A +A

A seis años del fallecimiento del obispo Samuel Ruiz García, miles de fieles católicos participaron en una peregrinación para manifestar su rechazo a los proyectos que atentan contra el despojo de la tierra y el territorio y la privatización de los bienes naturales.

Además, se comprometieron a continuar la lucha por la dignidad y verdad ante el proceso electoral del 2018, así como contra el alza en los precios de la canasta básica como consecuencia del aumento en el costo de la gasolina.

Los católicos llegaron a esta localidad desde la mañana, provenientes de las siete regiones de la diócesis de San Cristóbal de las Casas para reunirse en las entradas de la ciudad para caminar hacia el centro por distintas calles y avenidas.

Con pancartas y flores, los católicos marcharon para denunciar que los partidos políticos, frente a las elecciones del 2018, “andan ya controlando y organizando a su gente en las comunidades”, por lo que pidieron luchar “por nuestra dignidad y por la verdad, para que no nos vendamos”.

Propusieron caminar por construir la unidad, la autonomía y fraternidad de las comunidades, así como el cuidado de las semillas nativas.

Los católicos dijeron que salieron a las calles para manifestarse porque el gobierno “no escucha las demandas sociales, pero sí impulsa las reformas estructurales que benefician a las grandes empresas transnacionales”.

Incluso, “la mayoría de los servidores públicos no sirven a la comunidad, sino a sus propios intereses”.

Como consecuencia de la aplicación del modelo económico, lo único que se ha provocado es la migración de campesinos a varias regiones de México y Estados Unidos, así como la restricción de los servicios públicos como la educación, salud, agua y otros.

Además rechazaron el aumento en el precio de los combustibles, así como los proyectos que atenten contra la unidad de las comunidades.

En la plaza central, los obispos Felipe Arizmendi Esquivel y Enrique Díaz Díaz oficiaron una misa, donde pidieron denunciar las injusticias que el sistema provoca y construir otro sistema en “el que no sea el dinero el que mande”, con el fin de vivir en “ayuda mutua, el trabajo comunitario, la defensa de los marginados, la protección de la madre tierra”.

La lucha que dejó como legado el obispo Samuel Ruiz García, que dirigió la diócesis de San Cristóbal de las Casas de 1960 al 2000, heredó “la protección de los derechos humanos, la promoción de las mujeres, la inculturación de la Iglesia, para que sea autónoma, liberadora, evangelizadora, servidora, en comunión y bajo la guía el Espíritu Santo”.

El obispo Arizmendi Esquivel pidió no olivar el trabajo de 40 años que llevó a cabo Ruiz García, porque ignorar o menospreciar su legado “no es sólo una ofensa a don Samuel, sino una infidelidad al Evangelio y a la Iglesia”.

Se estima que en la marcha participaron entre siete a ocho mil católicos de las regiones Norte, Altos, Fronteriza y Selva de Chiapas.

 

spb

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS