#LadyGucci: una historia de anomalías y escándalos

Irregularidades financieras, ropa de miles de pesos y problemas matrimoniales enmarcan la administración de la alcaldesa de Santiago Tuxtla, Veracruz
En julio, para la celebración del patronato de la comunidad, Santiago Tuxtla, la alcaldesa acudió con un vestido de la exclusiva marca Gucci; además, contrató al maquillista Alfonso Waithsman (FOTO: ARCHIVO EL UNIVERSAL)
11/10/2016
03:20
Edgar Ávila / Corresponsal
Santiago Tuxtla
-A +A

Con una vestimenta de 200 mil pesos y la contratación del estilista de las estrellas, Alfonso Waithsman, para lucir impecable en la celebración del patrono Santiago Apóstol, la presidenta municipal panista Claudia Acompa se ganó el sobrenombre de #LadyGucci, pero también ha sido criticada por sus actos de pareja —con su esposo el ex alcalde Raúl Sosa— sus excesos en el poder y sus pleitos privados que alcanzaron lo público.

La ropa de marca Gucci que utilizó la funcionaria —con un salario de 50 mil pesos al mes— en el inicio de las festividades en julio pasado sólo fue la cereza del pastel, lo que provocó que la sociedad, a través de redes sociales, demostrara su hartazgo contra la alcaldesa de Santiago Tuxtla, cuya afición es aparecer en portadas de revistas como una socialité y ausentarse por largos periodos de su función gubernamental.

Los lugareños viven entre el asombro y el escándalo de quienes los gobiernan desde principios de 2010, cuando Claudia Acompa y su esposo Raúl Sosa González decidieron construir un proyecto político de largo alcance para dominar una de las más importantes regiones selváticas de Latinoamérica.

A las confrontaciones amorosas y políticas, ocurridas en la sede del ayuntamiento y el kiosko de la localidad, se han sumado una serie de irregularidades detectadas en auditorías del Órgano de Fiscalización Superior (Orfis).

En un municipio con un presupuesto de 46 millones de pesos anuales, tan sólo en el primer año de gobierno de #LadyGucci (2014), los auditores encontraron subejercicio, cuentas por pagar e irregularidades en el cobro y depósito del Impuesto Sobre la Renta retenido a empleados, así como recursos que no fueron entregados al Instituto de Pensiones del Estado.

Los documentos oficiales de la Cuenta Pública de 2014, cuyo copa se encuentra en poder de EL UNIVERSAL, revelan que cobró el Impuesto Sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal, pero no lo depositó en las arcas estatales.

ladygucci1.jpg

La contadora pública egresada de la Universidad del Valle del México (UVM) y originaria de la Ciudad de México, antes de ser presidenta municipal no había desempeñado un cargo público de elección popular, aunque siempre apoyaba a su pareja en la dirección de sus ranchos ganaderos y en su carrera política.

 “Tal vez no sea de aquí, pero quiero hacer cosas grandes por este municipio y no me han dejado”, se ha quejado la mujer que gobierna a distancia a un municipio con más de 80 dispersas localidades, en su mayoría con vocación agropecuaria y turística.
Entre lo social y lo íntimo.

ladygucci2.jpg

En la imagen se encuentra sentada en un banco de madera; su vestimenta va entre lo ejecutivo y lo retro. El pantalón y saco, piezas de alta costura, son consideradas por especialistas como masculinas pero fashion.

Claudia Acompa, la mujer tras el poder fue el titular principal. Su postura y la mirada que dirigía a la cámara la hacen ver como una mujer poderosa y cuidadosa en su aspecto y en su vida personal.

En una segunda portada de su revista favorita Claudia apareció con un vestido corto, romántico y juvenil. Ella observa a la nada y debajo de su imagen impecable se lee Vive con Estilo. La realidad era distinta.

La plaza pública del pueblo ha sido testigo de las incontrolables rabietas de la alcaldesa y de su consorte, quienes han mandado a sus huestes a la toma de instalaciones del ayuntamiento y al despido de personal.

ladygucci3.jpg

En el kiosko, el ex alcalde Raúl Sosa González sorprendió a los habitantes de este municipio al anunciar que se deslindaba de la presidenta municipal: “A partir de hoy me deslindo personal y políticamente de Claudia Acompa Islas”. Tras esta aclaración, demandó su renuncia.

Era el mismo hombre que durante su gestión como alcalde entre 2010 y 2013 designó a su esposa como presidenta del DIF-Municipal y desde entonces la proyectó como su sucesora, para lo cual integró un equipo de operadores políticos que trabajaban de tiempo completo en el plan. Fue a mediados de 2014 cuando Raúl Sosa reconoció haber cometido un error al proponer a su cónyuge como candidata del PAN a la alcaldía de Santiago Tuxtla, incluso en contra de las bases panistas, aunque eso sí, aclaró, “con el respaldo de la dirigencia estatal”.

Desde el triunfo de Acompa, su pareja impuso a la gran mayoría de los funcionarios municipales: todos integrantes de su grupo político o aliados coyunturales, entre ellos Marcos Flores Aguilar, a quien le crearon la Secretaría Técnica del Ayuntamiento.

La mayor fractura ocurrió en mayo de 2015, cuando presuntamente “terceras personas” en discordia se atravesaron en la vida matrimonial. La alcaldesa determinó suspender todos los apoyos económicos para la gente cercana a su esposo y en represalia las huestes de éste boicotearon un evento oficial y le cerraron las puertas del Palacio Municipal.

ladygucci4.jpg

“La gente del ayuntamiento me cerró las puertas y eso no se hace”, denunció y estalló en cólera cuando a través de una página falsa de Facebook cancelaron el evento que había programado para celebrar el Día de las Madres.

En un comunicado de prensa, la mujer de tez morena anunció el despido de servidores públicos porque “confabulados con terceras personas” suspendieron el evento y escondieron los regalos —entre ellos un automóvil último modelo— que servirían para la conmemoración. También despidió a 11 trabajadores del grupo político de su marido, entre ellos Marcos Flores Aguilar, el recién nombrado titular de la Secretaría Técnica. A los pocos días lograron un acuerdo: fue reinstalado y a la fecha se mantiene como el operador en el ayuntamiento ante los constantes viajes de Acompa a la Ciudad de México.

En una tercera portada de sociales, Claudia y Raúl aparecen juntos, abrazados, con sus nombres en letras grandes y la frase “entre lo social y lo íntimo”; ella con un mini vestido y él enfundado en un saco y un traje normal: luce incómodo.

La grilla y el descuido

 Las primeras dificultades internas que enfrentó Claudia Acompa fueron con un grupo de regidores, incluido el del PAN, quienes denunciaron su forma prepotente de ejercer el poder.

El pleito no sólo provocó que al primer regidor, José Luis Otapa Merlín, le suspendieran todo tipo de apoyos económicos, sino que el caso fuera a parar al Congreso del estado, donde fue acusada de nepotismo, abuso de autoridad y violación de derechos.

En represalia, a los regidores les disminuyeron de 40 mil a 15 mil pesos su salario, por lo que éstos respondieron con una denuncia ante la Fiscalía General del Estado; sin embargo, la disputa se calmó cuando se les reintegró el sueldo.

Anomalías financieras

Fue precisamente en su primer año de gestión (2014) cuando auditorías del Órgano de Fiscalización Superior detectaron irregularidades en el manejo de los recursos públicos que derivaron en 10 observaciones de carácter financiero y una técnica.

La observación número FM-143/2014/003 ADM encontró que los estados financieros mostraban un sobreejercicio presupuestal por 4 millones, que existían cuentas por pagar por 2 millones e impuestos por 4 millones más.

Se descubrió que el ayuntamiento tenía cuentas sin pagar por un monto de un millón al cierre de 2014. En los registros contables —de acuerdo con la observación FM-143/2014/007ADM— el municipio no enteró en su totalidad el Impuesto Sobre la Renta (ISR) retenido a empleados por 921 mil pesos, en cambio, utilizaron ese dinero para gastos no presupuestados.

También se retuvieron cuotas y aportaciones a sus empleados por un millón de pesos que no entregaron al Instituto de Pensiones del Estado y al intentar aclarar la situación, la gestión de Claudia Acompa presentó una póliza por concepto de depósito a pensiones por un millón, pero no presentaron evidencia del pago.

En la observación número FM-143/2014/018 ADM se determinó que se efectuaron arrendamientos y adquisiciones de bienes y servicios por más de 8 millones de pesos a través de asignación directa, cuando debía ser mediante el procedimiento de licitación.

Bajo la asignación directa de contratos el municipio de Santiago Tuxtla adquirió vehículos por un monto de 5 millones de pesos, rentó maquinaria y camiones por casi 3 millones de pesos y adquirió luminarias por 389 mil pesos.

A pesar de todas esas irregularidades, el Órgano de Fiscalización Superior, organismo autónomo del estado, determinó que “no existen observaciones que adviertan una presunta responsabilidad resarcitoria de los servidores o ex servidores públicos involucrados” y que no había existencia de daño patrimonial.

Trabajo mata grilla

 La alcadesa no podía ocultar su felicidad en las redes sociales; había pasado por momentos aciagos en su administración: desde acusaciones en su contra en el Congreso del estado hasta pleitos con su esposo y padrino político, así como escándalos de su hijo mayor, el presidente del DIF municipal, Oziel Karim Sosa Acompa, de 19 años; incluso había quedado atrás como la comidilla del pueblo por sus fiestas y sus escándalos amorosos.

“Este galardón refleja el trabajo hecho con dedicación y amor por y para Santiago Tuxtla”, escribió en su cuenta de Facebook al conocer que el Instituto de Mejores Gobernantes A.C. y el Instituto Mexicano de Evaluación habían decidido otorgarle el Premio Tlatoani 2016 en su categoría de mejores gobernantes.

En una ceremonia en el hotel Camino Real Polanco de la Ciudad de México, recibió el galardón que la comprometió a seguir trabajando: “Trabajo mata grilla”... Luego vino el escándalo de #LadyGucci en julio de este año.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios