21 | MAY | 2019
11
Los agresores persiguieron por 10 minutos la camioneta del alcalde Héctor Lagunes; se dieron la vuelta en la caseta de cobro del río Nautla (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)

Una laptop me salvó la vida: edil de San Rafael

24/04/2016
03:30
Horacio Jiménez - enviado
Xalapa
-A +A
El alcalde perredista de San Rafael en Veracruz, Héctor Lagunes Reyes, habla en entrevista sobre el atentado que sufrió el pasado viernes al salir de un mitin. “Esa bala iba directo a mi espalda”, dice

[email protected]

Una laptop y 20 carpetas con peticiones de gente pobre para el DIF le salvaron la vida al alcalde perredista del municipio de San Rafael en Veracruz, Héctor Lagunes Reyes, en el atentado que sufrió este viernes por la noche al salir de un mitin del candidato a la gubernatura de la Alianza para Rescatar Veracruz, el panista Miguel Ángel Yunes.

Lagunes Reyes narró que acudió a un evento de Yunes Linares en Gutiérrez Zamora, a 60 kilómetros de su municipio, y al finalizar tomó la carretera, que circula por la orilla del mar, y a la que se le llama Costa Esmeralda.

En el trayecto su conductor se detuvo en la gasolinera que está en Riachuelos. En su camioneta, modelo 2008, de la marca Chrysler, viajaban él, su esposa, el chofer y el coordinador de prensa.

Lagunes Reyes pagó la factura de la gasolina a las 19:32 horas, subió a su vehículo y unos segundos después se les emparejó una camioneta Honda CVR azul oscuro con los vidrios entintados y de ella descendieron dos hombres con armas largas y se colocaron efrente de la camioneta y abrieron fuego.

El chofer del edil hizo una maniobra para esquivar las balas y sólo un proyectil ingresó por el parabrisas en medio del chofer y el copiloto. El conductor logró evadirlos; sin embargo, los agresores siguieron disparando por atrás del auto. Los pistoleros subieron a su vehículo y los persiguieron por aproximadamente 20 kilómetros.

“Quedamos de espaldas a ellos y nos dispararon por atrás en el medallón, huimos y no se quedaron tranquilos. Nos persiguieron como 20 kilómetros. Mi chofer se voló topes, se metió por terracería. Yo nada más oí como el medallón y el parabrisas volaron por los balazos, y se destruyeron por completo”, describió el edil.

El alcalde se tiró al piso de su camioneta, su esposa iba recostada en el asiento para tratar de esquivar los balazos, mientras su chofer viajaba a toda velocidad.

“Hay dos balas que pudieron habernos matado, una de ellas pasó a media camioneta. Yo iba tirado en el piso, mi esposa iba recostada en el asiento trasero”, contó el alcalde.

La persecución duró 10 minutos hasta que llegaron al retén militar que está en la caseta de cobro que cruza el río Nautla y “ahí se regresaron”.

“Si no hubiera sido por la habilidad de mi chofer en este momento me estuvieran velando. Porque fue un ataque muy directo, es más hubo dos balas: una iba directo a mi espalda y rebotó en una maletita que carga mi esposa con muchos papeles del DIF y una laptop, esa bala se quedó ahí y atravesó la computadora y los papeles. La a bala llevaba la dirección de mi espalda”.

Al preguntarle si cree que fue un atentado o un asalto, respondió: “Tiene que haber sido un atentado directo, si hubiera sido un asalto no te siguen tanto tiempo. Yo soy un alcalde pobre y mi municipio también lo es”, comentó.

Describió que no alcanzó a oír nada de lo que le dijeron los pistoleros, pero esto se relaciona directamente con la política y recordó que es el coordinador de los alcaldes perredistas en el estado, “no he cedido ni a los ofrecimientos, ni a los galanteos, ni a las amenazas del grupo en el poder, yo sigo luchando porque este estado cambie y eso me tiene señalado”.

Al llegar al retén militar, los elementos castrenses lo auxiliaron y le brindaron protección para acudir a denunciar ante el Ministerio Público en la cabecera municipal y se quejó de que el agente tardó en llegar más de cuatro horas.

En su trayecto, Yunes Linares lo alcanzó y lo acompañó a levantar la denuncia y ahí le dijo que “soy muy fuerte, que no me raje, tenemos que seguir luchando por un Veracruz mejor, nosotros tenemos muchos problemas, hemos gobernado con todo en contra por la falta de recursos”.

No conoce de calibres y no pudo describir de qué tamaño era la bala que le iba a hacer daño, “pero era un arma larga, yo la pude ver y el hoyo que tiene mi computadora, era para que volara yo”.

“Le dejé dicho al MP que cuando los agarren me llamen y yo vengo para reconocerlos, agregó.

San Rafael es un municipio de 29 mil habitantes. Fue fundado hace 200 años por inmigrantes franceses.

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios