63

Doña Bertha no espera ayuda, sale a trabajar

La señora de 81 años, que vive en una choza, se mantiene con la venta de fierro viejo que recolecta en la ciudad; prohibe a su nieto que busque empleo, porque “quien no estudia no hace nada”, dice
La abuelita se niega a que Fortino deje la escuela para trabajar pues afirma tajante: “Ahorita quien no estudia, no hace nada” (ÉDGAR AVILA. EL UNIVERSAL)
06/08/2015
02:05
Edgar Ávila / Corresponsal
-A +A

[email protected]

Córdoba

Doña Bertha y su nieto, de 13 años, pasan el día y la noche a la luz de las velas. Su humilde morada carece de energía eléctrica y del servicio de agua potable, aún así, la mujer no flaquea.

La anciana, de 81 años de edad, con todo y sus dolencias de rodilla y la colitis que no la deja ni respirar, recorre las calles de la colonia El Dorado de la ciudad de Córdoba, Veracruz, en busca de fierro viejo que vender.

Y lo hace a diario porque su nieto Fortino quiere dejar la escuela y trabajar como “cerillo” en un centro comercial, pero ella se ha opuesto rotundamente: “Ahorita quien no estudia no hace nada”, afirma tajante.

Viven hacinados en un pequeño cuarto de madera podrida por la humedad, pero es su hogar, al que cuidan con sus pocos recursos, porque son pocos o casi nulos los apoyos oficiales y si los hay, llegan a cuenta gotas.

Con menos de 50 pesos al día que consigue de la venta de la chatarra, Bertha logra preparar sopa, café con leche y frijoles para desayunar, comer y cenar, lo que le hace estar orgullosa de ella misma.

“Yo salgo a buscar, yo no me dejo; como sea, tenemos que salir adelante”, dice con firmeza, con una fuerza que la hace ver más joven.

Jamás se ha dado por vencida, ni siquiera cuando fue expulsada, junto con su nieto, de terrenos de la antigua empresa de ferrocarriles y que le obligaron a construir su actual vivienda.

Las necesidades alimenticias, por el momento, no le quitan el sueño a la octagenaria; su principal preocupación es cómo va costear los gastos de inscripción, compra de útiles escolares y uniformes de Fortino.

En la telesecundaria 21 de Mayo le piden cubra una cuota de 400 pesos por inscripción, más una lista de útiles escolares que se estima superan los 500 pesos, la cual tiene que presentar el próximo 24 de agosto.

Y para colmo, Bertha no ha recibido el apoyo bimestral que tenía por parte del programa de pensión para adultos mayores de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), y la beca de estudios que recibía Fortino se perdió al egresar de primaria.

“Las autoridades no nos cumplen”, suelta con rabia.

Salir adelante. En el pequeño cuarto hay ropa almacenada, trastes sucios y pocas pertenencias, pero sobre la mesa hay una pieza de pan “de bolitas” que servirá para mitigar el hambre.

Postrado sobre la puerta con sus pantalones deportivos manchados por la tierra, Fortino escucha atento a su abuela y madre de crianza.

“Yo quiero trabajar para ayudarle”, dice como implorando y remacha: “Las autoridades no nos cumplen, por eso no les pido nada”.

Y es cierto, hace unas horas, el muchacho remojaba su pie derecho en agua, pues los zapatos de lona que usa sin calcetas le quemaron la planta: “No hay dinero para llevarlo al médico”, aclara la abuela.

Pero Bertha sigue firme y mientras Dios le permita seguir viviendo, hará hasta lo imposible para que su nieto siga estudiando.

“No nos vamos a dejar, hay que salir adelante, es lo que yo le digo todos los días a Fortino que mientras yo pueda lo voy a seguir apoyando porque tiene que estudiar”, expresa.

Doña Bertha, antes de despedirse, toma dos cubetas para dirigirse con sus vecinos a acarrear agua, y afirma que no le sorprende que cada día haya más pobres en México, porque ni las autoridades ni los ciudadanos se atreven a verlos para ayudarles.

Su máximo anhelo es que alguna alma caritativa los voltee a ver, pero no con lastima ni con morbo, sino con la idea de que se trata de dos seres humanos que buscan salir adelante.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS