El teatro y la danza, las pasiones de Nadia Vera

La activista será sepultada en Comitán de Domínguez. Familia y amigos exigen esclarecer el asesinato múltiple
La joven estudió antropología en la Universidad de Veracruz. Fue en Xalapa donde conoció al fotógrafo Rubén Espinosa, con quien forjó una amistad (TOÑO AGUILAR. CUARTOSCURO)
05/08/2015
01:17
Fredy Martín Pérez / Corresponsal
-A +A

[email protected]

De cuatro años de edad, Nadia Vera era una niña “que corría atrás de las mariposas y que recolectaba flores silvestres” en su casa del barrio de San Agustín, rememoró Ramiro Alermo Domínguez Ruiz, amigo del padre de la activista asesinada el fin de semana en la ciudad de México, junto con tres mujeres más y el periodista Rubén Espinosa.

Por eso, cuando Ramiro Alermo se enteró por Efrén, padre de Nadia, que la habían asesinado, sólo pudo exclamar: “¡Malditos!”.

Nadia estudio hasta la preparatoria en su ciudad natal, donde participó en grupos de teatro como Escudo Jaguar, con representaciones en varios festivales y lugares como el Centro Cultural Rosario Castellanos y el teatro Junchavín.

Al terminar la escuela preparatoria, se inscribió en la Facultad de Ciencias Sociales, en San Cristóbal de las Casas, donde estudió sociología, pero después del primer semestre decidió cambiarse a la carrera de antropología a la Universidad de Veracruz.

Su llegada a Xalapa le abrió otros caminos a Nadia, como el de la danza, que alternó con el teatro.

En esa ciudad fue parte de la Asamblea Estudiantil de Xalapa y del #Yosoy132, donde sufrió el ataque de agentes de la policía estatal durante el desfile del 20 de noviembre de 2012, cuando protestaba con varios jóvenes en contra del resultado del proceso electoral.

En su tierra natal también participó en algunos eventos espóradicos que organizó este movimiento.

Pese a su trabajo como promotora cultural, viajaba constantemente a su tierra para pasar algunos días al lado de su madre, Mirtha Pérez Roblero.

Recientemente Nadia fue impulsora del Festival Internacional Cuatro x Cuatro, un proyecto independiente fundado en el año 2009 y donde fungió como productora ejecutiva.

La joven tenía en puerta organizar el festiva del video internacional denominado Oftálmica, que se llevaría a cabo en la ciudad de Xalapa.

Fue precisamente en esta ciudad donde conoció al periodista Rubén Espinosa, con quien forjó una amistad y compartió el peligro que representaba trabajar en un estado como Veracruz. En su cuenta de Facebook, Nadia denunció el acoso que sufrió el fotógrafo.

Efrén Vera, un hombre originario del municipio de La Trinitaria, colindante con Guatemala, asegura que su hija tenía un carácter parecido a una de sus tías que por muchos años militó en una organización campesina que acompañó a grupos indígenas demandantes de tierras desde los años 80. “Nadia tenía un carácter muy parecido al de su tía”, contó.

Ramiro Alermo Domínguez Ruiz recuerda que tras 25 años de caminar por esta tierra, “Nadia ha emigrado al lado del Señor desde donde nos sonríe y su ejemplo debe perdurar”.

El sacerdote Mauricio Olvera García consideró que el sacrificio de Nadia “se suma al de los luchadores chiapanecos” que trabajaron por forjar la libertad de expresión, la Independencia en la entidad y denunciar la esclavitud y la violación de los derechos humanos de los grupos indígenas.

“Nadia hoy se suma a los héroes insignificantes y ocultos, pero que tienen un valor, porque son forjadores de la historia, de una historia en la búsqueda de la libertad”, agregó.

Adiós Nadia. La noche del lunes, el cuerpo de la joven llegó a Comitán de Domínguez, su ciudad natal, donde este día será inhumada, informaron familiares de la chica asesinada.

Amigos y parientes de la activista velaron sus restos en una funeraria del barrio de Guadalupe, mientras que la tarde de ayer se realizó una misa de cuerpo presente en honor de la joven antropóloga en la iglesia de San Sebastián, en el mismo barrio.

Aunque el traslado del cuerpo se llevó a cabo desde este lunes, debido a que los familiares esperan la llegada de un hermano de la activista, que llega de España, el sepelio se llevará a cabo hasta este día.

En una breve entrevista con Mirtha Pérez, madre de Nadia, dijo que su hija era una promotora cultural y defensora de los derechos humanos que será recordada por ser una luchadora social y quien levantó la voz como pocos mexicanos.

Un grupo de la sociedad civil en el estado de Chiapas se manifestó ayer para pedir castigo por el multihomicidio el pasado fin de semana en al capital del país.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS