Historia. “Estaban destrozados y llenos de arena”

Camión arrolló a 176 peregrinos; al menos 27 han fallecido. El chofer se quedó sin frenos y abandonó el vehículo en marcha
La mañana del jueves, los cuerpos de Protección Civil realizaban la limpieza del lugar del accidente. Las banquetas y paredes tenían grandes manchones de sangre, zapatos de niños tirados, sombrillas (JUAN ORTEGA. EL UNIVERSAL)
31/07/2015
04:00
Irma Mejía / Corresponsal
ZACATECAS
-A +A

[email protected]

Eran casi las 7:00 de la tarde. Todo era júbilo. Unos mil feligreses del gremio campesino de 12 comunidades iniciaban la primera peregrinación en honor al Cristo del Padre Jesús, cuando un camión de volteo que se quedó sin frenos y arrolló a su paso un centenar de personas.

El camión de doble eje llevaba 21 toneladas de arena, unos metros antes, el chofer decidió saltar y abandonar el vehículo, dejándolo transitar sin rumbo por la pendiente de la calle 5 de Mayo. Se llevó todo a su paso mientras iba perdiendo velocidad tras impactarse con varios vehículos. Después cayó con la carga que sepultó a los peregrinos.

El caos inició en medio de una gran nube de polvo que envolvió la calle. Sólo se escuchaban gritos de dolor. Había muertos, heridos, personas agonizando, familiares buscando a los suyos, relatan algunos de los testigos como Raúl Rodríguez y Juan Esquivel, uno de los líderes de matlachines de la comunidad de Sabana Grande.

Las hermanas Marissa y Elena Hernández, quienes viven enfrente del lugar de la tragedia, mencionaron que quedaron impactadas al ver tanta gente tirada. Nadie podía creer lo que miraban sus ojos: “Niños, personas adultas tiradas, otras ensangrentadas, destrozadas, descarnadas, otras llenas de arena e irreconocibles”, relataron.

El párroco Filiberto Campos Nájar, que encabezaba la peregrinación, regresó al escuchar el “tronido”, pues el camión había arrollado a la última parte del contingente que concentraba principalmente a los devotos de la comunidad de Santa Rosa, tan sólo esa localidad registra 10 muertos

Mario Cortés, uno de los organizadores de la peregrinación, también retornó al lugar y se percató que seis de sus familiares eran víctimas.

El sacerdote, al ver la tragedia, ayudó a los heridos, absolvió a los muertos y oró a Dios. Nadie se dio abasto. La gente del pueblo llegó con sus vehículos para auxiliar a los heridos al ver que sólo estaba una única ambulancia que iba con la peregrinación.

El alcalde Vicente Pérez Esquivel optó por solicitar auxilio a los municipios vecinos de Concepción del Oro, Villa de Cos, así como de Saltillo, Coahuila, de la minera Peñasco y corporaciones.

Después de la tragedia. Cayó la madrugada y los trabajos para restablecer el orden continuaron. Comenzaron a retirar la arena, el camión, los vehículos y levantar los cadáveres de las víctimas que fueron colocados sobre mesas en el auditorio municipal, a donde la gente acudió a identificar a sus muertos.

La mañana del jueves, los cuerpos de Protección Civil realizaron la limpieza, las banquetas y paredes tenían grandes manchones de sangre, zapatos de niños tirados, sombrillas. A la par llegaron ataúdes enviados por el gobierno, aunque los funerales de la mayoría se realizaron en la comunidad de Santa Rosa, Mazapil y Concepción del Oro.

En el hospital del IMSS en Concepción del Oro, los familiares de las víctimas se turnaron para cuidar a sus heridos e ir a velar a sus muertos. Sobre todo los originarios de Santa Rosa, como María del Rosario Núñez, quien perdió a siete de sus familiares.

En medio del dolor, surgió la resignación y el apoyo para dárselos a sus familiares, pues mencionó que ella cuida a una sobrina de ocho años que fue operada, quien ya está fuera de peligro. Explicó que la madre de la menor tuvo que ausentarse para sepultar a su esposo e hijo que murieron en este trágico accidente.

Agregó: “Sólo Dios sabe por qué ocurrió esta tragedia. A nuestro pueblo nos quitó muchos de nuestros familiares: primos, cuñados, tíos, hermanos. Pero sólo queda ponernos en manos de Dios y apoyar a la familia”.

La evaluación de daños. Al medio día, el gobernador Miguel Alonso Reyes, acompañado de Mercedes Juan López, secretaria de Salud del gobierno federal, arribaron a la zona del siniestro para evaluar de los daños.

En esa reunión, Raúl Estrada Day, director de los Servicios de Salud de Zacatecas, informó que el número de defunciones, hasta ese momento, era de 27, además de 149 heridos.

De este total, dijo que 24 heridos fueron atendidos en el Centro de Salud de Mazapil y 125 en el hospital del Instituto del Seguro Social, ubicado en municipio aledaño de Concepción del Oro. De ese número, 37 personas fueron enviadas a Saltillo, Coahuila; “12 están reportadas con un estado de salud muy grave”, precisó.

Por su parte, la procuradora Leticia Soto mencionó que se abrió la carpeta de investigación, además de que se tiene identificado el camión de volteo bajo la razón social de Construcciones Industriales y Transportistas, propiedad de José Ascensión Carrillo, aunque dijo que no se ha podido localizar al dueño ni al chofer.

En tanto que la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas inició una investigación de oficio por las posibles omisiones de la Dirección de Transporte y Vialidad del Estado (DTTyV).

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS