Zar migratorio, un fantasma que cuesta 102 mdp

En julio de 2014 Humberto Mayans fue designado coordinador para atender a los indocumentados en la frontera sur
15 de julio: Humberto Mayans durante la ceremonia donde se le nombró como coordinador de Atención Integral de la Migración en la Frontera Sur; 7 de junio: reapareció en público casi un año después de su nombramiento al acudir a una casilla en Tabasco
16/07/2015
03:06
Katia Torres
-A +A

Es el 15 de julio de 2014: en el salón Juárez de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, titular de la dependencia, formaliza la designación de Humberto Mayans Canabal como titular de la Coordinación de Atención Integral de la Migración en la Frontera Sur, de nueva creación. Hasta ese momento, el funcionario era senador priísta por Tabasco y secretario de la Comisión Sur-Sureste del órgano legislativo.

“Por su formación y experiencia en la función pública y en el Poder Legis-lativo, sumado a su amplio conocimiento en la materia, estoy seguro que habrá de desempeñar su nuevo encargo con responsabilidad”, enunció Osorio Chong mientras a un costado, con rostro serio, Mayans Canabal asentía.

Desde aquel pronunciamiento ha pasado un año, pero la figura del nombrado “zar de la migración” se asemeja al de un fantasma: en la página de Obligaciones de Transparencia del gobierno federal no hay registro de su nombre, de su cargo, ni, por supuesto, de su salario; en el sitio online de Gobernación tampoco se indica dónde están las oficinas del nuevo órgano ni su número telefónico; nadie conoce su plan de trabajo, sus perfiles en las redes sociales no tienen publicaciones, y en un monitoreo realizado por EL UNIVERSAL, prácticamente no existen menciones sobre él en los medios.

Al respecto, hay profusa información sobre su nombramiento, hace un año, pero después no hay un solo registro de su desempeño. Únicamente hasta el pasado 7 de junio aparecen algunas notas que indican que ese día acudió a una casilla en Tabasco para emitir su voto durante el más reciente proceso electoral.

En contraste, en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2015 la coordinación que encabeza aparece con recursos para este año por 102 millones 11 mil 743 pesos.

Crisis

El nombramiento de Mayans Canabal llegó una semana después de que el presidente Enrique Peña Nieto presentó el órgano desconcentrado de Segob creado por decreto para coordinar las acciones migratorias en Campeche, Chiapas, Quintana Roo y Tabasco, así como brindar mayor protección a los migrantes y modernizar la operación de los 12 cruces internacionales oficiales, para transformar los puntos de revisión aduanales en Centros de Atención Integral para el Tránsito Fronterizo.

Por aquellos días, Estados Unidos había denominado como “crisis humanitaria” el flujo masivo de niños no acompañados a dicho país y la opinión pública estaba sobre las violaciones a derechos humanos sufridos por los migrantes en México. Dos días antes del nombramiento de Mayans, el 13 de julio de 2014, el gobierno estadounidense solicitó la transferencia de 86 millones de dólares de la Iniciativa Mérida para el Programa de la Frontera Sur en México.

La carrera de Mayans Canabal ha transcurrido bajo las filas del PRI, partido en el que milita desde muy joven y del que llegó a ser presidente en Tabasco, así como subsecretario de Organización durante la campaña de Luis Donaldo Colosio a la Presidencia.

El político, de 66 años, ha desempeñado diversos cargos públicos como coordinador General de Delegaciones Estatales de Banobras, en el Distrito Federal fungió como delegado en Venustiano Carranza y fue agregado en la embajada de México en España. Ha sido senador por Tabasco en dos ocasiones y diputado plurinominal federal una vez.

“Se trata de un hombre al servicio del aparato partidista y legislativo del país. Su especialidad no radica en la gobernabilidad en cuestión migratoria, sino en ser funcionario. Si preguntas si era el indicado para el puesto, mi respuesta es no era elegible”, aseguró Javier Urbano Reyes, Coordinador del Programa de Asuntos Migratorios de la Universidad Iberoamericana.

Además, fue secretario de Gobierno durante la administración de Andrés Granier, quien está en prisión desde 2013 por el presunto desvío de 2 mil 604 millones 896 mil pesos del erario estatal. Aunque Mayans Canabal fue señalado en múltiples ocasiones como uno de los funcionarios implicados en peculado, no se hizo una denuncia formal en su contra.

Sin rastro

Del otro lado del teléfono, la encargada de concertar entrevistas del área de prensa de la Segob, tras una llamada previa para solicitarle hablar con Mayans Canabal, responde:

—Sí, hablé con mi jefe y me dice que no puede dar entrevistas por ahora.

—¿Por qué?, se le cuestiona.

—No sé, mi jefe no me explicó la razón.

—¿Sabe cuándo podrá dar entrevistas?

—No, por el momento no hay fechas, pero podemos darle una entrevista con Omar de la Torre (titular de la Unidad de Política Migratoria de Segob) y él podrá hablar de todo lo relacionado al Programa de la Frontera Sur.

El programa al que se refiere es el órgano desconcentrado del cual Mayans Canabal es titular y cuya única mención en la página de la Segob, es un enlace que lleva al decreto que señala su creación. Mientras que en el Presupuesto de Egresos 2015 se muestra que a la nueva oficina se le otorgaron recursos por 102 millones 11 mil 743 pesos de los cuales 56 millones 147 mil 873 son para salarios y 45 millones 863 mil 870 pesos para gasto operativo. No obstante, el puesto de Mayans no figura en el Portal de Obligaciones de Transparencia, por lo que se desconoce a cuánto asciende su salario.

Se hizo una solicitud de transparencia para conocer esa información, pero hasta ayer no había sido respondida.

Además, su sitio online en el Senado, donde pidió licencia para convertirse en “zar de la migración”, desapareció, aunque permanece el reporte anual de actividades de 2013, publicado el día de su nombramiento, en la cual destaca un dictamen en el que se pedía abrir un fondo de apoyo económico a los 23 municipios fronterizos (no aprobado) y un punto de acuerdo en el que exhorta al Poder Ejecutivo federal relacionado con los operativos del Instituto Nacional de Migración en contra de indocumentados en la frontera sur del país.

De acuerdo con el sacerdote Alejandro Solalinde, activista y director del albergue de migrantes Hermanos en el Camino, ubicado en Ixtepec, Oaxaca, una de las contribuciones de Mayans y de su operador, Ardelio Vargas, que desempeña el cargo de comisionado del Instituto Nacional de Migración, es la violencia en los operativos y el recrudecimiento de las políticas migratorias. “En números, seguro les ha ido muy bien. Vargas es un policía muy efectivo porque ha subido los récords de repatriación con operativos violentos”, aseguró en tono irónico.

No obstante, dijo que le parecía difícil hablar de él: “De Mayans no puedo decir nada porque no ha hecho nada, es un fantasma. Cuando fue su nombramiento acordó que nos íbamos a reunir, pero no cumplió y nos dejó plantados. Si vas a sus oficinas, él nunca está ahí, solamente lo designaron para poder justificar los recursos del Plan Mérida”, afirmó el sacerdote.

El especialista Urbano Reyes explicó que “el objetivo del organismo era mejorar las condiciones del paso de los migrantes, pero por el contrario, ha aumentado la presencia policiaca, lo que a su vez ha generado que los migrantes busquen rutas más peligrosas y ha dificultado la labor de protección de migrantes de organizaciones civiles”.

Otro de los problemas a los que alude el investigador es que con la coordinación que encabeza Mayans, se duplican funciones con otras dependencias existentes.

El coordinador del Grupo de Estudios de Migración y Procesos Transfronterizos e investigador del Colegio de la Frontera Sur, Enrique Coraza de los Santos, dijo que no conoce a Mayans Canabal ni ha tenido contacto con la institución y afirmó que éste nunca ha asistido a espacios como la Mesa Interinstitucional sobre Migración que organiza la Asociación Fray Matías de Córdoba o el Foro Transfronterizo.

En una entrevista que hoy suena paradójica, Humberto Mayans Canabal aseguró al Canal del Congreso en 2013 que “se ha relegado el desarrollo de la frontera sur-sureste, por lo que es momento de voltear hacía allá para atenderla.

“No sólo se trata de poner policías en la frontera y sellarla, se trata de poner mayor tecnología y garantizar la seguridad de los migrantes y sus derechos humanos”. Sin embargo, las declaraciones del “zar fantasma” son como un murmullo distante.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS