Promete remendar los problemas sociales

Lo eligieron vecinos de 40 comunidades; realiza proselitismo con pequeños grupos, sin gastar en nada
El candidato independiente dice que en sus recorridos “no regalamos nada, no damos playeras, picos, palas ni laminas, no les puedo prometer muchas cosas, sólo las necesidades prioritarias”. FOTO: RAMÓN ROMERO. EL UNIVERSAL
15/07/2015
02:59
Misael Zavala
-A +A

[email protected]

Tecpatán.— Éste es uno de los municipios chiapanecos enclavados en las montañas donde los pobladores viven y luchan contra la pobreza, la marginación y la falta de apoyos. Ante esto, representantes de unas 40 comunidades del municipio decidieron lanzar una candidatura independiente donde salió electo, democráticamente, Felipe de Jesús Juárez, el zapatero del pueblo.

Con sólo 23 mil pesos que le depositó el organismo electoral estatal como financiamiento público, el 16 de junio arrancó su campaña.
Día con día, Felipe recorre diversas comunidades donde lo reciben grupos pequeños de pobladores en escuelas a medio construir o dentro de sus humildes viviendas.

Su campaña se financia sin muchos recursos, sólo apoyo moral y de los ciudadanos que le ofrecen frutos, pozol (bebida de maíz típica de la zona), y hasta una estufa para que cocinen y se alimenten los que apoyan su campaña.

“No regalamos nada, no damos playeras, picos, palas ni laminas, no les puedo prometer muchas cosas, sólo las necesidades prioritarias”, dice el candidato independiente a unas tres familias de la colonia Flores Magón que lo reciben en una escuela primaria sin paredes, sólo con un techo de lámina y bancas de madera.

Felipe de Jesús habla con enfado cuando dice que a las comunidades ya no llega agua potable, no cuentan con drenaje ni escuelas ni centros de salud y los caminos son casi intransitables cuando las lluvias caen (por lo regular gran parte del año). El panorama se ha agravado por el aumento de casos de fiebre chikungunya en la localidad, pero ante los nulos servicios de salud, muchas personas tienen que viajar a Tuxtla Gutiérrez, a unos 90 kilómetros, para atenderse.

“Es un municipio totalmente marginado, es algo muy triste ver que el gobierno no voltea a vernos”, sostiene mientras se traslada a otra comunidad.

Con estudios de preparatoria, Felipe señala que ha trabajado en Estados Unidos y en otros estados de la República, y se dice una persona honrada, bien preparada, aunque asegura que sus adversarios tanto del de PRI como del PVEM le han “inventado una serie de mentiras” como, por ejemplo, que robó un camión de fertilizantes en plena campaña política.

En la colonia San Antonio la Reforma, un vecino le expone que se han quedado sin agua potable; la electricidad es inexistente. Felipe de Jesús los escucha, les promete soluciones viables, pero siempre y cuando lo apoyen para resultar electo en los comicios del domingo próximo.

Previo a sus actos de campaña, de seis a nueve de la mañana, Felipe atiende su pequeño local de reparación de calzado. Ahí remienda y saca el trabajo pendiente.

Por la tarde organiza reuniones en el cuartel de campaña, a unos pasos de su local.

Su oficio de remendar calzado podría ser sustituido. De resultar electo, pasaría a remendar los problemas que no han sido resueltos por candidatos arropados por partidos políticos en administraciones anteriores.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS