No son los cuerpos de los médicos: familiares

Refutan versión de la Fiscalía sobre hallazgo de 4 desaparecidos
Personas cercanas a los jóvenes desaparecidos y que fueron al Semefo a reconocerlos, afirmaron que no coinciden tallas ni peso de sus familiares. Foto Dassaev Téllez
25/06/2015
03:19
Vania Pigeonutt / corresponsal
Chilpancingo, Guerrero
-A +A

Chilpancingo.— Familiares de cuatro profesionistas desaparecidos el viernes pasado en Xolapa, comunidad de Acapulco, confirmaron que los cuerpos encontrados la madrugada de este miércoles en Santa Bárbara, una localidad serrana de la capital, no correspondían a ellos.

Los médicos Marvin Hernández Ortega y José Oswaldo Ortega Saucedo, así como el trabajador administrativo Raymundo Tepeque y el jurista Julio César Mejía Salgado, fueron reportados como desaparecidos desde el viernes pasado.

La madrugada de ayer, en una camioneta abandonada en la localidad serrana de Santa Bárbara, municipio de Chilpancingo, fueron hallados cuatro cuerpos en estado de descomposición. Según el tío de uno de los profesionistas, le informaron, de la Procuraduría de Justicia estatal, que los restos correspondían al de su familiar y sus amigos.

Por la noche, después de pasar a reconocer los cadávares, los familiares de los cuatro desaparecidos aseguraron que no se trata de sus familiares y solicitaron un operativo de búsqueda efectivo en el que participen elementos de la Marina y el Ejército.

En conferencia de prensa, Elizabeth Mejía, hermana de Julio Mejía, dijo que el pasado martes acudieron a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la PGR, a solicitar que el caso fuera atraído por la dependencia porque no confían en las autoridades locales, quienes hasta el lunes les aceptaron la denuncia de la desaparición de los jóvenes.

“Acudimos a Chilpancingo (al Servicio Médico Forense) y no se comprobó que fueran nuestros familiares. Los más cercanos vimos que no son ellos. Se tomaron las pruebas de ADN, de la médula de los huesos, pero esos exámenes tardan más tiempo. Los cuerpos que vimos estaban prácticamente irreconocibles, en un estado de putrefacción de más días de cuando desaparecieron y el peso y la talla no corresponden”, señaló Antonia Hernández, tía de Marvin Hernández, de profesión médico.

Elizabeth Mejía, trabajadora social de la Secretaría de Salud, indicó que sus familiares no son maleantes; dos son médicos, uno licenciado en administración y uno abogado. “Queremos que intervenga el presidente Peña Nieto, que no pase como con los 43 normalistas desaparecidos”.

Explicaron que los cuatro son amigos, recién egresados de la Universidad Autónoma de Guerrero.

Añadieron que los médicos partieron de Petatlán, en la Costa Grande —trabajaban en el hospital comunitario—, hacia Chilpancingo, a realizar unos trámites, y donde se encontraron con sus dos compañeros, a quienes darían un aventón hacia Tierra Colorada, cerca de Xaltianguis; los cuatro desaparecieron cerca de la localidad de Xopala, en la zona rural de Acapulco.

Este sitio está a 10 minutos de Xaltianguis, una de las rutas para llegar a Santa Bárbara, por ello y la mañana de ayer, el secretario general de Gobierno, David Cienfuegos, dijo que no podían descartar que los cuerpos hallados se traten de esas cuatro personas desaparecidas.

Los familiares condenaron el manejo del caso por parte de las autoridades y lamentaron que nadie haya hecho por controlar los retenes de policías comunitarios y otras anomalías que ocurren, sobre todo en esa zona de Tierra Colorada.

La Fiscalía General del Estado inició la averiguación previa por el delito de homicidio en contra de quien o quienes resulten responsables, tras el hallazgo de cuatro cuerpos en la comunidad de Santa Bárbara.

En Acapulco, una docena de médicos se instaló frente al Parque Papagayo para exigir la “liberación” de sus compañeros.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS