"La política, de contacto con la gente"

Su triunfo evidencia hartazgo de la gente, señala
Para el virtual ganador hay varias lecturas del triunfo. La primera es el empoderamiento ciudadano y la segunda, el hartazgo y rechazo. Foto ROBERTO BERNAL/EL UNIVERSAL
11/06/2015
03:28
-A +A

Manuel Clouthier, candidato independiente que logró ganar su distrito para llegar a la Cámara de Diputados para la 63 legislatura que inicia en septiembre, se dice convencido que los triunfos arrolladores de los aspirantes ciudadanos demuestran que efectivamente “sí se puede”, y que la política se tiene que hacer de contacto permanente con la gente. “La política nunca debió salir de la calle”, reflexiona.

En entrevista con EL UNIVERSAL, afirma que los políticos actuales están encumbrados en sus esferas de cristal viviendo una irrealidad que los ha llevado a perder espacios y aseguró que el triunfo de los independientes muestra el “divorcio” que hay entre la clase política y la sociedad.

¿Qué experiencia le deja la elección que acaba de pasar?

—Estoy convencido que los triunfos arrolladores de los candidatos independientes demuestran que efectivamente ‘sí se puede’, y que la política se tiene que hacer de contacto permanente con la gente, la política nunca debió salir de la calle.

Los políticos actuales están encumbrados en sus esferas de cristal, viviendo una realidad irreal que los ha llevado a perder espacios. Las candidaturas independientes le dan esperanza al país, no sólo vienen a oxigenar un sistema estancado o el sistema de partidos, que como el agua que cuando se estanca apesta, el sistema de partidos en México ya apesta.

¿Qué se siente perfilarse como el primer diputado que llega de manera independiente?

—Es un triunfo de la sociedad no de Manuel Clouthier, es un triunfo colectivo. Hubo muchísima (gente) que se involucró, que votó, que se unió a la lucha desde 2012, cuando iniciamos la lucha por las candidaturas independientes.

¿Por qué preferir un independiente que un partido?

—Para mí hay cuatro lecturas del triunfo. La primera es el empoderamiento ciudadano; la segunda, es el mensaje que la sociedad le está mandando a los partidos, al partido gobernante y a la clase política, ahí entra el hartazgo y rechazo. La tercera, es que los ciudadanos decidieron que las candidaturas independientes eran importantes para la democracia mexicana, y decidieron que nacieran victoriosas y no muertas; y cuarta, el éxito es la mejor arma motivadora.

Al llegar a la Cámara de Diputados y no tener una bancada, ¿se va a sumar a alguna?

—Yo no creo en ese tipo de alianzas. Para mí siempre que se habla de alianza, siempre he dicho que se deben contestar dos preguntas, ‘con quién’ y ‘para qué’. En otras palabras, yo no me alineo con cualquiera, entonces habrá que hacerlo sobre temas y proyectos específicos, no ‘cheques en blanco’.

¿Le gustaría presidir alguna comisión? ¿Cuál sería?

—Es muy prematuro pensar en eso. Tenemos que armar una estrategia, y lo que ahorita se puede decir es que estoy cerrando la elección. Entraré en proceso de agradecimiento a la gente, parte del reclamo del pueblo a sus políticos. Y me voy a ir de vacaciones al mar, aunque sea cuatro días, porque a mí lo que me gusta es el mar.

¿Cuál va a ser su agenda?

—El primer día estaría presentando una iniciativa que busca quitar recursos a los partidos para gasto corriente; presentando modificaciones a la ley electoral que exige que las candidaturas independientes puedan ser acordes a derechos humanos.

¿Impulsará una reforma que permita la figura de candidato independiente a la Presidencia de la República en 2018?

—El derecho humano a la política no partidista es un derecho humano, de todos los mexicanos, no de 2018, ni de 2015. Lo que hizo la diferencia fue la reforma constitucional de 2011, la cual modificó el artículo primero de la Constitución y que dice que los mexicanos tenemos derechos humanos a ser votados sin tener que estar ‘a huevo’ en un partido.

¿Tras su triunfo ha pensado en una senaduría para 2018, o quizá la candidatura a la Presidencia como independiente?

—Ahorita el único mandato que tengo de la sociedad es para ser diputado federal. No hay que apurar nada, hay que darle tiempo al tiempo. Estoy asesorando a muchos candidatos independientes como Pedro Kumamoto, un chamaco de 25 años ‘que hizo bien la tarea’. Yo no voy a formar un partido, si otros quieren formar un partido, es problema de ellos.

¿Qué mensaje le manda a los partidos políticos, en particular al PAN, su ex partido?

—Yo estoy contento del resultado del Partido Acción Nacional en Sinaloa. La democracia imperfecta necesita de partidos políticos, de tal manera que se necesita de una oposición fuerte, pero es lamentable que el Partido Acción Nacional se haya corrompido, porque dejó de ser oposición responsable, y ahorita el resultado electoral de haberse quedado a menos de la tercera parte de su voto duro en Sinaloa, le ofrece una lección y una oportunidad de que pueda reflexionar antes de tocar fondo.

Necesitamos un Acción Nacional fuerte, no es conveniente para el país ni para el PRI, que la oposición esté tan débil y desquebrajada.

El PAN necesita ver a la gente, se decía humanista, y no puede ser humanista si no está vinculado a la gente. El PAN tiene que ser fuerte, porque ya se corrompió y se convirtió en una mala copia del PRI.

Yo no le guardo rencor al PAN, y menos cuando su voto duro fue para mí, mi relación con el PAN es extraordinariamente buena, pero no con las dirigencias corruptas panistas.

¿Que representa llevar a 'Maquío' a la Cámara de Diputados?

—'Maquío' murió hace 25 años, estoy orgulloso de mi padre y lo quiero mucho, él ya cumplió. Ahora es tiempo de cumplir nosotros a los mexicanos, mi padre decía: ‘Mi lucha no es para que creas en mí y en mis sueños, sino para que creas en ti y tus sueños’, cuando se haya entendido esto se habrá entendido la misión de Maquío.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS