Se encuentra usted aquí

Violencia y protestas marcan comicios

Órganos electorales aseguran que jornada se llevará a cabo. Admiten que es el proceso más complejo y difícil en la historia
19/03/2015
17:31
-A +A

[email protected]

En una coyuntura marcada por la desaparición de los 43 normalistas, la violencia generada por la delincuencia organizada y la amenaza de la Asamblea Nacional Popular (ANP) de que no permitirá que se realicen las elecciones, más de 2 millones 404 mil guerrerenses acudirán a las urnas el próximo 7 de junio.

Esta contienda, en la que se renovarán la gubernatura, el Congreso de la Unión, el Congreso del estado y los 81 ayuntamientos tiene sus "frenos y motores", asegura David Alejandro Delgado Arroyo, presidente de la Junta local del Instituto Nacional Electoral (INE) en Guerrero.

Los frenos son las advertencias de que no se permitirán las elecciones en secciones de los distritos con sede en Tlapa (05), en Chilpancingo (07), en Acapulco (09) y en Iguala (02).

En los dos primeros distritos señalados, el Movimiento Popular Guerrerense (MPG), integrado a la ANP y que demanda la presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa, asegura que no permitirá las elecciones, para no avalar a un sistema político "corrupto". En los distritos 09 y 02, donde permea la inseguridad, el personal del INE acude sin uniforme a algunas comunidades y trabaja en duplas.

El reto del INE e IEPC es que los ciudadanos salgan a votar. Aguirre ganó en 2011 en una elección ‘histórica" con 673 mil 799 personas, casi dos veces la población de la capital del estado, pero tanto Delgado como Reyes, aseguran que se podrá lograr la participación ciudadana. En ese año acudieron casi el 60% de empadronados.

Jornadas plagadas de incidentes

En Guerrero, en cada proceso electoral se han registrado incidentes previos al día de la elección y durante ese día: desde robo de urnas, "embarazo" de éstas, compra de votos, hasta el asesinato de candidatos y agresiones entre equipos de campañas; también la participación del crimen organizado que ha atemorizado a la gente para que vote por algún candidato.

Esta contienda ya tuvo su primer muerto. La decapitación de Aidé Nava González, precandidata de unidad por el PRD a la alcaldía de Ahuacoutzingo, un municipio pequeño de no más de 30 mil habitantes enclavado en la región Montaña.

En el proceso electoral pasado, cuando el mandatario con licencia Ángel Aguirre Rivero fue electo gobernador de Guerrero, el día de los comicios hubo graves incidentes.

Hombres armados llegaron al menos a dos casillas, donde retuvieron a funcionarios electorales, rellenaron urnas, colocaron mantas y repartieron "narcovolantes" en esta entidad y el vecino estado de Michoacán.

Los sucesos se registraron en el distrito 17, con sede en Coyuca de Catalán, una franja de la Tierra Caliente que colinda con Michoacán y el Estado de México, donde se producen y comercializan drogas.

También en 2011, pero días antes de la elección, el 11 de junio, fue asesinado el candidato perredista a la diputación local por el distrito 14 con sede en Florencio Villareal, región de la Costa Chica, Margarito Genchi Casiano. El político fue ejecutado por un comando del crimen organizado que irrumpió en su domicilio.

El 11 de enero de ese año fue golpeado presuntamente por brigadistas del PRI, el perredista Guillermo Sánchez Nava, quien era representante electoral de Guerrero nos Une, coalición del PRD, PT y Movimiento Ciudadano que hizo ganar a Aguirre la gubernatura. De esa golpiza Sánchez quedó en estado vegetativo.

Pero esos crímenes, que siguen en la impunidad, no sólo ocurrieron en el pasado: el 27 de septiembre de 2014 el secretario general del PAN en la entidad, Braulio Zaragoza fue asesinado a balazos en Acapulco.

Ante este panorama, David Alejandro Delgado, del INE, es consciente de que hay situaciones que salen de su marco organizativo, sin embargo, tanto él como Marisela Reyes, consejera presidenta del Instituto Electoral y Participación Ciudadana (IEPC) confían en los operativos policiacos para el resguardo de las elecciones.

Recuerda que integrantes de la ANP clausuraron las oficinas de la Junta local hace tres meses y apenas el martes pudieron sesionar. Sin embargo, desde diciembre del año pasado la sede del IEPC está tomada y rayada con pintas de no a las elecciones.

Admite que esta es "la elección más compleja y difícil en la historia. Y, es la primera vez que el INE tiene atribuciones locales no sólo federales".

Señala que la Ley General de Procedimientos Electorales los faculta para que el día de la elección, si hay algún problema relacionado con inseguridad, los mismos presidentes de las Mesas Directivas de Casilla puedan llamar a la policía, aunque eso cause confrontación, advierte.

Falta repartición de recursos

Para Marisela Reyes otro problema que han tenido como órgano local es que no les han asignado recursos para los partidos políticos y para los gastos propios del IEPC.

Son 56 millones de pesos que hacen falta por repartirse entre los 11 partidos que contenderán en Guerrero, pero son en total 207 millones que el gobierno del estado no ha entregado para el funcionamiento del órgano.

En esta contienda contenderán nueve candidatos a la gubernatura, postulados por: PRI, PAN, PRD, PVEM, Movimiento Ciudadano, PT, Nueva Alianza, Humanista y Partido de los Pobres; habrá 28 contendientes a las diputaciones locales, 18 son plurinominales, 9 diputaciones federales y 81 candidatos a alcaldes.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS