1

La tv pública en los tiempos de crisis

Así como Canal 11 en México, la BBC en Inglaterra y la PBS en EU han tenido recortes de presupuesto en años recientes
Este año comenzó la segunda temporada de esta serie original de Canal Once basada en historias reales y protagonizada por Irene Azuela (Especial)
09/08/2015
00:01
Ariel León
-A +A

[email protected]

Este año el financiamiento de las cadenas públicas de televisión ha acaparado los titulares de noticias en varios países.

El decremento que en los últimos años ha tenido Canal Once en México es una situación que se ha repetido con recortes presupuestales en las grandes cadenas públicas como la BBC (Inglaterra), la PBS (Estados Unidos) y la RTVE (España).

En los últimos cinco años, emblemáticas cadenas públicas se han enfrentado a la lucha por sobrevivir y seguir siendo rentables, aún cuando en casos como el de México, la señal no ha llegado a explotarse a nivel comercial.

Una muestra clara fue la de la British Broadcasting Television (BBC) que a inicios de este año anunció que tendría una reducción de 200 millones de euros en su presupuesto.

Esta situación hizo que los ciudadanos protestaran en contra de la reforma que atenta contra uno de sus máximos símbolos de identidad.

La BBC, a diferencia de México, maneja un modelo de negocio distinto. Allá el presupuesto del canal proviene 80% en contribuciones directas de los ciudadanos (quienes pagan 175 euros anuales) y el otro 20% se obtiene de la comercialización de la programación, entre ventas a otras cadenas, derechos de transmisión de sus producciones a otros países y la comercialización de las producciones en DVD, Blu ray y CD.

Eso es algo aún muy lejano para Canal Once, quien con 612 millones pesos de presupuesto anual, busca mantenerse como líder de los medios públicos de América Latina, pero no piensa que en breve pueda llegar a reproducir modelos como el de Reino Unido o el de la PBS, según ha explicado la propia televisora.

Mal de muchos. La Public Broadcasting Service (Estados Unidos) tiene un modelo en el que la iniciativa privada juega un papel más relevante y es que del total de su presupuesto, sólo 60% proviene de las arcas del gobierno y de donaciones, mientras que el otro 40% se deriva de las regalías por los derechos de sus transmisiones.

La PBS no se ha salvado de los posibles recortes como el que en 2012 propuso el ex gobernador de Massachusetts y candidato a la presidencia, Mitt Romney.

Aunque Romney no ganó y su propuesta no se aplicó, este año finalmente la televisión pública estadounidense comenzará con los recortes, como el anunciado en mayo pasado a Vermont PBS y que será del 50% de lo destinado por el gobierno. Y en dos años, ese presupuesto desaparecerá.

Pese a que en México un modelo de tv pública como el de EU o Reino Unido está prohibido por ley —aquí no se puede comercializar con el tiempo de cortes comerciales y con las programación que realizan— la cadena ha optado por otras estrategias.

“Nuestra labor es hacer el trabajo con la mejor calidad aunque el presupuesto no siempre es el que quisiéramos, para nosotros dinero no es sinónimo de calidad, muestra de ello es que hoy en día el canal es referente de televisión pública de calidad en Latinoamérica”, explicó Mayolo Reyes, director de estrategia de Canal Once.

A pesar de que Mayolo afirma que el presupuesto que la señal del Instituto Politécnico Nacional es el mismo que el de 2014, en el lustro reciente la cadena de televisión ha disminuido en un 15.57% sus ingresos, los cuales provienen netamente del gobierno.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS