Crían cuervos futbolísticos

Ianis Guerrero y Richie Mestre participan en la serie Club de cuervos, que les permitió explorar su justo por el deporte
Richie Mestre es una aficionado al futbol y suele practicarlo; es delantero y presume que es muy habilidoso (CRISTOPHER ROGEL BLANQUET. EL UNIVERSAL)
02/08/2015
00:07
César Huerta
-A +A

[email protected]

En la vida real, los dos aman al futbol. Ianis Guerrero incluso llega a participar en cuatro equipos a la semana y Richie Mestre juega de delantero y asegura que su velocidad destronca a las defensas contrarias.

Pero en Internet, los dos tendrán caminos diferentes. Guerrero, el Lucho de Nosotros los nobles, encarna al capitán del cuadro protagonista de la serie Club de cuervos, producida por Netflix.

Y Mestre debe conformarse con ser un Mirey de Pueblo, amigo del dueño del equipo (interpretado por Luis Gerardo Méndez) a quien aconseja, pero sólo lo confunde más.

La producción estrena esta semana en la plataforma digital Netflix, que llega a 50 países.

“Soy Moisés El Hierro Suárez, el que juega de 10 creativo, seleccionado nacional, a quien le pasan muchas cosas cuando cambia el presidente del equipo”, señala feliz Guerrero.

“Siempre soñé con jugar en un estadio y esta serie, me lo cumplió”, agrega el histrión.

Mestre, sin embargo, no está tan feliz. Lo acepta en tono de broma. Es el único del reparto que jamás patea un balón en pantalla.

“Jugué en tecera división en Vallarta y ahora me da risa que soy el único que no juego”, comenta.

“Mi personaje siente que es el inteligente, pero no lo es; siente que da buenos consejos, pero no es así, lo que pasa es que el de Luis Gerardo ne quiere mucho y sabe que jamás le haría daño, así que me hace caso ¡y es lo peor que puede hacer!”, detalla Mestre, quien ha tenido pequeñas apariciones en No aceptan devoluciones y Cásese quien pueda.

Club de cuervos fue dirigida y producida por Gary Alazraki y Leonardo Zimbrón, respectivamente, artífices de la taquillera Nosotros los nobles, vista por más de 67 millones de espectadores en 2013.

Aborda la historia de dos hermanos (Méndez y Mariana Treviño) que se quedan al mando de un equipo de futbol profesional, pero sin saber cómo hacerlo.

Ianis formó parte del grupo que entrenaba con un equipo profesional para adquirir la condición física necesaria para su rol mientras que Richie, se limitó a tomar la oportunidad presentada, aunque ya coquetea para que, en caso de haber segunda temporada, pise la cancha.

Ambos actores advierten que no hay parecido con la realidad.

“Fue completamente hecha para entretener al público y sólo eso”, subraya Mestre.

Proyectos. Fuera de cámara Ianis y Richie también intentan hacer su propia historia.

El primero se encuentra en posproducción de su ópera prima titulada Juan y Vanessa, en la que narrará la relación entre un camionero y una joven sexy.

“Estamos consiguiendo apoyo para la posproducción, con el material de 35 mm no tuvimos problema, pero con el de 16, si necesitamos más para que se vea mejor”, apunta Ianis.

Ritchie, por su parte, está por debutar como productor con La torre, una ciencia ficción, que él mismo escribió. Tratará sobre un grupo de supervivientes de una catástrofe mundial que buscan asilo, para luego luchar por salir.

Carlos Rincones (Malaventura) es el director y en el elenco figuran Ricardo Polano (Bajo la sal) y Olga Segura (Señora acero).

“Estamos por el momento esperando respuestas de Eficine y si todo sale bien, estaríamos en febrero filmando”, apunta Ritchie.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS