DLD repasa sus temas clásicos con la ayuda de sus invitados

Contaron con la Camerata Metropolitana, Dr. Shenka, Missael Oseguera y Sabo Romo
Antes de subir a escena les gusta estar solos y motivarse, comenta Erick (CARLOS MEJÍA. EL UNIVERSAL)
28/01/2017
00:10
Cristina Pineda
-A +A

[email protected]
Los integrantes de DLD se quedan juntos las horas de espera previas a subir al escenario. Antes de pisar nuevamente ayer el Auditorio Nacional, luego de cuatro años, compartieron con EL UNIVERSAL un soundcheck en donde platicaron de sus rituales. 

“Antes de subirnos nos gusta estar solos un ratito, agradecernos, darnos un beso y un abrazo, motivarnos. Queremos salir a disfrutar y hacer lo que tanto nos gusta y ha sido nuestro sueño. Se disfruta mucho un día como este, cotorreamos, es emocionante. Fueron unas semanas pesadísimas pero lo planeamos y el día previo no tuvimos nada que hacer porque si no vienes agobiado mentalmente y con estrés”, platicó Erik Neville.

Todos estuvieron de acuerdo en el peso que tiene el recinto pero lo transmiten en una energía positiva que no quisieran dejar y que repetirán el próximo 4 de febrero en su segunda fecha para seguir con su tour Futura. “La primera vez que venimos estaba tragando aceite, nervioso”, señaló Francisco Familiar. “Es padre cuando viene tu familia, porque para ellos es un orgullo que estés aquí: tus hijos, tu vieja, nuestros padres y suegros”, recordó Erik.

Como invitados tuvieron a la Camerata Metropolitana bajo la dirección de Humberto López y Felipe Pérez Santiago, ya que Francisco Familiar los conoció durante la gira de Rock en tu Idioma Sinfónico. 

Además contaron con la participación de Dr. Shenka y Missael Oseguera (Panteón Rococó) en la voz y en el sax, respectivamente, y Sabo Romo en el bajo.

“Son músicos excelentes y el primer bloque de canciones de reminiscencias y lados B, que usualmente no interpretamos, es con ellos. Las versiones quedaron bonitas”, dijo Francisco. 

“No es como un DLD sinfónico sino son las canciones arregladas que les da una profundidad aunque siguen siendo iguales.

Tener las cuerdas en vivo es otra experiencia. Fuimos a escuchar las sesiones de la grabación y nos dábamos idea de cómo iban a quedar las canciones porque es complicado reunir a todos los músicos. Nos dieron las pistas y después hubo un ensayo general donde estuvimos cuatro o cinco horas”, complementó Erik Neville.

A raíz del profesionalismo y lo fluido que fue es que la agrupación ha pensado incluso en grabar un material discográfico con clásicos reversionados, con un sonido moderno pero que al mismo tiempo repase su trayectoria y experimente con sus creaciones.

Por primera vez estrenaron en el coloso de Reforma el cover que hicieron hace un par de meses a Juan Gabriel de “Te sigo amando”, cuyo video estrenarán en unos días.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS