No ha podido llorar a Joan Sebastian

José Manuel Figueroa, hijo del cantante, dice que está ocupado en cumplir las voluntades que le encargó su padre
José Manuel se encargó de producir y lanzar el último disco de su padre. (EFE)
26/07/2015
00:18
Erika Monroy
-A +A

[email protected]

José Manuel Figueroa no puede parar. Simplemente ahora no puede detenerse sin terminar los asuntos pendientes que su padre le encargó, aunque eso signifique que no puede llorarle “como Dios manda”.

“Hay dos factores importantes que no he enfrentado todavía, que es el estar solo, que es bueno y malo. Porque (hasta ahora) he estado acompañado de gente que me quiere y que está conmigo en los momentos difíciles; pero la otra (situación) es la soledad”, dice el hijo del fallecido Joan Sebastian.

“Porque tiene que llegar el momento en el que tengo que estar solo y tomarme un momento con mi realidad, con mi pérdida, llorar lo que tengo que llorar y vivir con el hueco que deja mi padre en mi vida, llorar como Dios manda”, comenta.

El 13 de julio, Joan Sebastian falleció en uno de sus ranchos en Guerrero y desde ocho meses antes, José Manuel no se separó de su padre y agradece la oportunidad que le dio la vida de hacerlo así.

“Me tocó entregar a mi padre a la luz eterna, estaba yo preparado para recibir este golpe con mis hermanos y ahora, al no tenerlo, me doy cuenta de la pérdida tan grande en mi vida, el trauma, la mutilación de mi alma, que he sufrido”, reconoce.

A 13 días de la partida del compositor, José Manuel no puede detenerse. Todavía tiene muchos pendientes como para poder entregarse a su guitarra y tener su propio duelo y sacar sus sentimientos. Según él, su padre lo escogió para el proceso de sucesión por su forma de ser y tomar decisiones.

De esta forma Figueroa está detrás del último disco que su padre grabó, diez días antes de morir.

“Son las últimas canciones que interpretó desde la cama ya estando él muy enfermo”.

Además de grabarlo y acompañarlo en segundas voces, el también cantante tuvo que encargarse de la mezcla de las canciones inéditas y que terminó hasta hace seis días.

“Tengo que confesar que fue algo muy duro, fue complicado hacerlo, noté a mi padre, que su voz tenía una sabiduría que antes no le había captado, es el disco mejor interpretado de mi padre”, explica.Con el material discográfico, Joan Sebastian dice un “hasta siempre”, y aún en el proceso de dejar ir al llamado Poeta del pueblo, la familia Figueroa no tiene tiempo para pelearse ni para tener discusiones.

“Sabemos que una de las cosas que más hubiera destruido a mi padre, más que cualquier cosa, hubiera sido que sus hijos se estuvieran peleando”, dijo respecto a las versiones de que la familia disputa la herencia.

A José Manuel Figueroa aún le falta mucho para poder detenerse y, sobre todo, para cumplir la última petición que Joan Sebastian le hiciera.

“Encuentra a tu esposa, ámala y quiero que nazcan mis nietos”. Eso le dijo Joan y ahora José Manuel lo recuerda entre un suspiro.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS