Ximena llena de romanticismo el Metropólitan

La cantante se presentó en el recinto como parte de su gira No Voy A Decir Que No Tour
La cantante momentos previos al concierto. FOTO: Instagram/ximenamusic.
25/07/2015
02:48
Cristina Pineda
-A +A

Ximena Sariñana llenó de romanticismo y desamor las instalaciones del Teatro Metropólitan en un concierto de tuvo más de 20 canciones y casi dos horas de duración.

Los gritos no dejaron de escucharse desde el primer minuto cuando la cantante salió al escenario a las 21:19 horas, portando un vestido negro con blanco que le dejó la espada descubierta. "Parar a tiempo", "Cuando mientes" y "La vida no es fácil" abrieron el show que formó parte de su No Voy A Decir Que No Tour, del mismo nombre que el tema donde presentó a su invitado Juan Manuel Torreblanca.

"¿Qué tal Metropólitan? este es un día muy especial para mi, me siento muy emocionada de ver el teatro lleno y en esta ciudad que me vio crecer que es el DF y toda la gente que me ha visto desde mis pequeñas noches en clubes de jazz", saludó.

Los cánticos despertaron cuando se sentó frente al piano y entonó "Normal" para irse más atrás en su carrera.

"Ximena por tu culpa mataron a Renata", recordó que le han dicho poco antes de poner voz a una versión acústica de "Las Huellas" (sólo con su guitarrista) que formó parte del soundtrack de la película Amarte Duele donde compartió créditos con Martha Higareda y que confesó fue su primer acercamiento a la composición durante un campamento musical.

A la velada siguió lo que denominó una sorpresa, pues por primera vez dentro de sus conciertos incluyó "Aire soy", que grabó con español Miguel Bosé. En ese momento sucedió uno de los momentos más divertidos cuando se alejó el micrófono para dejar cantar a los asistentes que juntos gritaron la frase "cashi sin querer", que tanto le fue criticada.

Cinco pantallas rectangulares a sus espaldas y siete músicos la acompañaron en "Ruptura", que forma parte del álbum que presenta titulado No Todo Lo Puedes Dar. De inmediato globos color amarillo y rojo se movieron desde los primeros asientos.

En su dote de instrumentista portó un ukulele en "Como soy" seguida de "No vas a venir" para poner a todos de pie en "Fiesta forever". La emoción se desbordó con "No vuelvo más" con la cual se despidió de su gente.

Minutos después volvió con los tranquilos acordes de "Un amor en medio de la noche", para dar pie a su segundo invitado en la figura de Clemente Castillo.

"Recuerdo el primer concierto al que fui, tenía quince años y es un súper honor el que ahora a esa persona a la que fui a ver la estoy invitando a cantar conmigo", expresó antes de unir sus voces en "Monitor", canción popularizada por Volovan.

Con "Un error" y "Sin ti no puede estar tan mal" le cantó al desamor para cerrar su set con la aclamada "Vidas paralelas" y "En clave" poco después de las 23:00 horas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS