3

Meza no vende la casa de Chespirito

Familiar asegura que Florinda se arrepintió de mudarse de su hogar en Cancún
Florinda Meza y Roberto Gómez Bolaños estuvieron juntos unos 30 años (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
10/08/2015
00:12
Adriana Varillas / corresponsal
-A +A

[email protected]

Cancún.— Después de la pérdida del actor Roberto Gómez Bolaños Chespirito, su esposa, la también actriz, Florinda Meza, no planea moverse de Cancún, en donde reside su familia y se recupera del fallecimiento del escritor y comediante.

Tampoco piensa vender, por el momento, la casa ubicada en el exclusivo fraccionamiento Isla Dorada, en la zona hotelera de este centro turístico, inmueble que compartió con el creador de El Chavo del 8 desde 2010 hasta finales de noviembre de 2014, cuando el actor murió a los 85 años.

“No hay planes de moverse. Nada está en venta. Hubo rumores sobre la venta de la casa, pero no hay nada de eso, por ahora. Ella se planteó en algún momento, quizá, vender la casa y comprar una más chica aquí mismo en Cancún, pero no se concretó nada. Han sido meses difíciles para ella”, informó un familiar de la actriz.

El proceso de duelo ha mantenido a la escritora y productora prácticamente dentro de su hogar, una casa decorada con estilo rústico-mexicano. En el interior tiene una vasta colección de antigüedades, pinturas, fotos y libros. Ocupa tres terrenos con vista a un canal de agua que forma parte del Sistema Lagunar Nichupté, en el complejo Isla La Amorosa, dentro de Isla Dorada.

Sus familiares recuerdan que la pareja solía encerrarse ahí los domingos y sin salir. Parte del trato era permanecer en pijama y, si acaso, tomar un baño por la tarde.

El actor solía mirar hacia el canal de agua, al que bautizó como “El canal de Chespirito”. Es una frase que repetía con el tono que distingue los promocionales de El Canal de las Estrellas de Televisa, la empresa que lo cobijó buena parte de su carrera.

La obra inédita. Roberto y Florinda llegaron años atrás a Cancún por gusto, para disfrutar la belleza natural y escénica del lugar, su tranquilidad y seguridad. Luego se quedaron por cuestiones de salud: el médico había recomendado a Gómez Bolaños permanecer aquí porque la altura le favorecía.

Al pasar los años, la salud del Pequeño Shakespeare (como fue llamado) mermó, pero siguió escribiendo.

“Hay mucho material, muchas obras no publicadas que alcanzó a escribir”, comentó la fuente, quien pidió reservar su nombre.

Tras la muerte de Gómez Bolaños, quien más ha resentido su ausencia es Florinda. “Su vida era Roberto”, prosigue el familiar, quien destaca que a ocho meses, la actriz aceptó el mes pasado salir de viaje a Nueva York, en donde tiene un departamento.

A propósito de ese viaje, otro familiar suyo le sugirió reencontrarse con la cantante mexicana, Thalía, quien además de la admiración que ha sentido por Roberto Gómez Bolaños y por Florinda Meza, los aprecia.

“Thalía los quiere muchísimo. Imagínate, creció viendo los programas de Roberto. Hace algún tiempo, antes de la muerte de él, Florinda y su hermana comieron con Thalía, entonces pensamos que era una buena oportunidad para que se reencontraran”, narró.

El 30 de julio pasado, la intérprete de “Amor a la Mexicana” subió a su cuenta de Instagram un par de fotos con la viuda de Chespirito.

Meza regresó a Cancún el martes pasado; su familia espera que este viaje marque la pauta para su retorno a la actividad creativa y la posibilidad de que retome proyectos que se frenaron con la muerte de su marido.

“Hace tres años estaba montando una obra escrita por Roberto. Ella la adaptó, musicalizó y la estaba preparando para presentarla en Broadway. Pero todo se suspendió con la muerte. Ojalá y después de este viaje pueda retomar sus proyectos”, expresó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS