Piratas, repetición absurda y exagerada

En Piratas del Caribe 5 Sparrow intenta encontrar el tridente de Poseídon antes que su enemigo
El único propósito de Salazar es matar Cinegrafías al capitán Jack. (FOTOS: CORTESÍA)
25/05/2017
00:00
José Felipe Coria
-A +A

[email protected]

Nadie creyó que la entonces original Piratas del Caribe, la maldición del Perla Negra (2003) se convertiría en franquicia con entregas en 2006, 2007 y una reciente en 2011.

Desde un principio estableció la fórmula de su éxito: sostenerse en las peripecias del descuidado capitán Jack Sparrow (Johnny Depp), quien a consecuencia de su constante vida marítima por supuesto no puede mantenerse estable en tierra (camina como si siempre estuviera ebrio); presentar un mundo transversal entre vivos y muertos; enfrentar a todo tipo de piratas en un espectáculo lleno de peripecias y exagerado hasta lo inverosímil.

La finalidad era crear el sustrato dramático a la atracción homónima de los parques de diversiones de la productora Disney.

La repetición del concepto suena a choteo: Piratas del caribe / La venganza de Salazar (2017), cuarto filme del tándem conformado por los irregulares noruegos Joachim Rønning & Espen Sandberg (tras su fallido western Bandidas, su mediana película de guerra Max Manus y su notable crónica marítima Kon Tiki, un viaje fantástico), retoma la entrega del año 2011, Navegando aguas misteriosas. En ésta, Sparrow y sus amigos buscaban la fuente de la juventud. Ahora buscan el mitológico tridente del dios Poseidón para evitar caer en manos de Salazar (interpretado por Javier Bardem), trama similar a la de 2006, El cofre de la muerte.

¿Qué plantea? Repetir… la repetición. El “nuevo” “concepto” por supuesto funciona por su diseño gráfico antes que por lo fílmico; es un alarde visual: el maquillaje de personajes en avanzado estado de putrefacción, cada escenario real o fantástico, ese mar con lugares y situaciones imposibles.

Rønning & Sandberg siguen a pie juntillas el estilo de las cintas previas. Pero es insuficiente. Aunque hecho con humor un tanto macabro pero ligero, se busca que sea dramático el enfrentamiento entre Salazar y Sparrow (jugando a ser una caricatura de sí mismo).

Asimismo se repite el chiste privado: insertar una estrella de rock para despertar al espectador. El Rolling Stone Keith Richards apareció en las entregas de 2007 y 2011, hoy toca el turno al Beatle Paul McCartney.

Los directores sostienen la película por todos los medios posibles. Apuntando, obvio, hacia la parte seis. A estas alturas la reiterativa saga no va más allá de ser el boleto de entrada a la atracción de feria que la inspira. No del todo fallida; tampoco lograda. Esa es la mala noticia.

El primer filme como guionista y director del comediante Jordan Peele ¡Huye! (2017) es un inteligente, desquiciado e intenso juguete dramático que narra sin concesiones cómo es la herida racial, siempre abierta, en Estados Unidos. Peele presenta la historia de una pareja interracial, Chris (Daniel Kaluuya) y su novia Rose (Allison Williams), quienes están por vivir el lado siniestro de ¿Sabes quién viene a cenar? (1967, Stanley Kramer).

Peele filma con mano firme, sin adornos visuales, narrando directamente. Siempre a medio camino entre la comedia negrísima que hace la disección de la era post racial en EU, y la desatada cinta de terror sicológico, sin revelar mucho de su mecanismo (foto naturalista llena de signos ominosos del australiano Toby Oliver y malicioso montaje preciso de Gregory Plotkin).

Este insólito híbrido fílmico funciona como manifiesto político, sátira paranoica, y crítica del racismo inextricable tipo Perro blanco (1982, Sam Fuller).

Entre las películas más inquietantes de los últimos tiempos, ¡Huye! resulta perversamente entretenida.

Una inesperada joya.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS