Se encuentra usted aquí

Sandler y Stiller se ponen serios

Los actores cómicos muestran su faceta de drama en la película The Meyerowitz Stories , que se presentó en Cannes
Adam desfiló enla alfombra junto a su esposa Jackie (IAN LANGSDON. EFE)
23/05/2017
00:03
Alejandra Musi / Enviada
Cannes.
-A +A

[email protected]

Dirigida por Noah Baumbach (Mistress America, While We were young), la peícula The Meyorowitz stories se centra en una familia cuyo padre (Dustin Hoffman) es un artista que nunca llegó a consolidarse y en la que los hijos (Adam Sandler, Ben Stiller y Elizabeth Marvel) han tenido que sobrevivir a su gran ego y sacrificio por el arte. 

Un filme inteligente y agudo en el que dos actores con gran vena cómica (Sandler y Stiller) han podido desplegar lo mejor de su talento como intérpretes de comedia pero también de drama.

Relajados tras el estreno de la cinta y contentos con las buenas críticas que el filme ha recibido, ambos no dudaron en alabar lo fácil que es trabajar con un director como Noah, quien además de conocer bien cómo abordar las relaciones familiares, es muy bueno guiando a los actores.

“La verdad es que no fue nada complicado el proceso, al contrario, fue muy fluido. Noah es un gran director y el guión está maravillosamente bien trabajado . Cada día, cuando terminaba de rodar, llegaba a mi cuarto y pensaba, ‘qué gran día’”, contó Adam Sandler a lo que Ben agregó: “desde que el guión llegó a mis manos me emocioné porque sabía que estaba ante algo grandioso, divertido y profundo. De inmediato me sentí atraído hacia mi personaje y hacia todo el filme en general.

“Noah y yo hemos trabajado varias veces juntos, es un director que te ofrece muchas opciones como actor, te deja explorar y también hace muchas tomas. Es una forma interesante de rodar y que como actor te ayuda a encontrar varios registros”, explicó el actor

Sandler cuenta que Ben tiene una mirada que intimida:

“Lo más difícil de trabajar con Ben es que es imposible no ponerte nervioso o echarte a reír cuando te mira fijamente a los ojos, es algo que me pasaba todo el tiempo así que lo evitaba a toda costa”, contó entre bromas el actor para quién hacer drama es mucho más complicado que hacer comedia.

“Yo sí me ponía nervioso cuando sabía que se aproximaba el día de una escena difícil, pensaba ‘oh no, el jueves me toca filmar ese momento’. Y era un alivio una vez que lo conseguía. Cuando haces comedia lo más importante es mantener tu energía en lo alto, pero el drama te exige mucha preparación y concentración, tienes que saber estar en el momento, estar listo para ello y te demanda mucho más”, explicó la estrella que también ha hecho otro proyecto para Netflix llamado Sandy Weller en el que interpreta a un representante de artistas de los años 90 en Los Ángeles.

Otra de las grandes estrellas que aparecen en el filme es Dustin Hoffman, quien hace un gran papel como un padre egocéntrico. Ben Stiller ha trabajado en varias ocasiones con él pero no por ello ha dejado de admirarlo.

“Nunca tomo a la ligera estar con Dustin en un set de filmación, es un actor que me inspira constantemente”, dice el histrión.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS