Apuntan su locura animada para otoño

Ana y Bruno, dirigida por Carlos Carrera, es peleada por distribuidores internacionales
El Festival Internacional de Cine de Morelia, en octubre, una opción. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
13/05/2017
00:12
César Huerta Ortiz
-A +A

[email protected]

Esa es la fecha planeada para que Ana y Bruno, el filme que tardó 10 años en ser terminado y que cada minuto animado requirió un mes de trabajo, lleguen a cines nacionales.

La nueva película de Carlos Carrera, ganador en Cannes por el corto El héroe, está ahora deshojando la margarita para ver con qué distribuidora se va, pues los ofrecimientos son muchos y de todo tipo.

El productor Pablo Baksht, quien inició la aventura en 2006 buscando el financiamiento necesario (se hablaba de cerca de 100 millones de pesos) respira ya con el bebé en las manos.

“El plan, la idea, es verla en el otoño de este año, tenemos varias opciones, nos dicen que es una película que nos dicen hace sentir todas las emociones: risas, llorar, miedo, misterio y no queremos apresurarnos”, apunta.

La primera reacción con público será el mes próximo (junio), en el marco del Festival Internacional de Cine de Annecy, el más importante del género animado en el orbe.

“Es el primer contacto ya con público grande y, bueno, dependiendo de la distribuidora y sus planes, aquí podría estar en el Festival de Cine de Morelia, que siempre nos ha recibido bien, ahí presentamos la película y ahí conseguú unos inversionistas”, recuerda.

Seres fantásticos. Ana y Bruno aborda la historia de una niña que abandona un hospital psiquiátrico, acompañado de un marcianito.

En su aventura se encontrará con personajes como una araña de tres metros, un ente hecho completamente con relojes y una elefante robusta.

Silverio Palacios, Damián Alcázar, Regina Orozco y Marina de Tavira son algunas de las voces en español; el doblaje en inglés, ya hecho, corrió a cargo de actores especializados.

La cinta comenzó a hacerse en 3D estereoscópica, por lo cual las exhibiciones eran con lentes especiales.

Al final se terminó sin esa tecnología que dejó de ser boom en la industria.

“Creemos que bajó la moda del 3D en cine, iniciamos en 2010 (la producción) y cuando salió Avatar (de James Cameron) todo mundo decía que ese era el negocio, luego vimos los números y dijimos que no.

“Digo, la podemos hacer después, si es necesario, tenemos todo, pero lo importante ahora era acabarla bien”, destaca Baksht.

Ana y Bruno cuenta con la música de Víctor Hernández y en la producción con Alex García y Mónica Lozano.

En abril del año pasado, se entregó la película terminada. Pasaron doce meses para que se anunciara oficialmete su proyección inicial.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS