Premio Ariel deja Bellas Artes tras recorte

La ceremonia se realizará ahora en los Estudios Churubusco, ante el recorte presupuestal del 77% a la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas. “Fue una cachetada brutal” dice Dolores Heredia, quien haría la 59 entrega incluso hasta en las oficinas
Aspecto de la premiación de 2015. FOTO: tomada del IMCINE
15/03/2017
00:15
César Huerta
-A +A

Luego del recorte presupuestal del 77% que se le hizo a la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, la 59 entrega del premio Ariel a lo mejor del cine nacional se realizará entre mayo y junio próximos, en los Estudios Churubusco.

La ceremonia deja el tradicional Palacio de Bellas Artes, para ser congruente con la situación económica que se vive, y no volverán al Auditorio Nacional como sucedió el año pasado.

Dolores Heredia -presidenta de la AMACC (por sus siglas)- señala que a pesar de todo, no se suspenderá la entrega de estatuillas, las cuales si es necesario se haría en las oficinas del organismo.

La Academia recibió este año 3.5 millones de pesos, cuando apenas el anterior obtuvo más de 10 millones de pesos. “Evidentemente el recorte del 77% no es una caricia, ni un regalito que nos hicieron, fue verdaderamente una cachetada tremenda, brutal”.

“Lo que si no va a ser, es que nos quedemos sin dar el reconocimiento este año, tiene que haber Ariel con la misma dignidad de siempre, esto no significa derroche porque no tenemos qué derrochar, pero sí hay una serie de colaboraciones, gente que está aportando hombro, aportando en especie, espacio, cosas técnicas, trabajo, en fin, y creo eso está lindo.

“Bellas artes es para nosotros un lugar extraordinario, que es un lugar fantástico, pero también nos cuestionamos si ir allí es hacer como que no pasa nada, cuando si pasa”, recalcó.

Las estatuillas que serán entregadas fueron hechas con dinero del 2016. Heredia reveló que desde el año pasado ella había considerado a los Churubusco como sede del evento.

“Desde el año pasado quería hacerlas ahí, defendí hasta el último momento que fuera ahí, porque me parece muy lindo como idea regresar al origen, para muchos, para mí, los estudios son mi casa, yo comencé a hacer cine ahí entonces creo que los estudios tiene una historia a la par de la Academia, tienen una lógica.

“Estamos buscando por todos lados ayuda, porque la verdad lo que menos nos preocupa son los Ariel, porque van a salir, los podemos entregar hasta en la oficina de la Academia, de verdad. A quien crea que va a la baja, pues sí, va a la baja, nos dieron un golpe del 77% y no vamos a ocultar que nos dieron un golpe, nadie está tratando de ocultar nada, si tuvimos ese recorte y es un recorte brutal, pues vamos a ser congruentes con eso”, expuso.

Añadió que este año no se buscó a Canal Once para la transmisión de la ceremonia. En la edición pasada, la señal fue cortada en discursos de índole política.

“Estamos buscando otras vías, simplemente (la puerta) no la tocamos este año, el pasado hubo un resquemor por las cuestiones políticas, seguramente este año va a asustar mucho más porque ni modo que les digamos a todos lo que reciban un premio y que saben lo que está pasando en México, en el país, en la cultura, que hay que ponerles un bosal”, subrayó.

Crean la FIACINE

Esta tarde, en el marco del Festival Internacional de Cine que se desarrolla en esta ciudad, fue creada la Federación Iberoamericana de Academias de Artes y Ciencias Cinematográficas, que aglutina a los organismos de nueve países entre ellos México, España, Argentina y Brasil.

Heredia fue nombrada presidenta transitoria hasta julio, cuando las Academias se reunirán para definir más pasos a seguir en la defensa del cine de la región.

Inicialmente, es incentivar la creación de academias en países que no tienen. Colombia, Portugal, Paraguay, Ecuador y Venezuela son también integrantes de la FIACINE, por sus siglas.

“No es solamente que nos entendemos en idioma, sino que en historia nos pasan las mismas cosas, hay una realidad común en América Latina, en Iberoamerica, entonces de todo esto estuvimos hablando de por dónde debemos trabajar.

“El hecho de hacer que existan academias es que nos ayudan a la organización, esto no se podría si no hay estructura, si en cada país existe un empuje va a ser mucho más fácil poder proyectar cosas a futuro, desde encuentro entre cineastas, coproducciones, que haya ciclos de cine brasileño, salvadoreño, costarricense aquí, allá, intercambiando, y que en cada país haya un premio a cine iberoamericano”, expresa.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS