El origen de la violencia es un sentimiento de humillación: Asghar Farhadi

El cineasta iraní ganador del Oscar filmará en España una cinta con Penélope Cruz y Javier Bardem como protagonistas
Fotografía facilitada por Golem Distribución del rodaje de "El viajante", ganadora del Oscar a mejor película de lengua extranjera. Foto: EFE
27/02/2017
10:07
Madrid
-A +A

Con su clamorosa ausencia en la gala de los Óscar, donde ha ganado el premio a mejor película extranjera, el director iraní Asghar Farhadi ha dado un nuevo eco a los dilemas que plantea El viajante, una reflexión sobre la violencia y la dificultad de entender al otro.

La visión y el acierto de Farhadi al plantear El viajante como un juego de espejos entre realidad y ficción queda de manifiesto aún más tras su decisión de no acudir a la ceremonia de ayer domingo, en protesta por la decisión de Donald Trump de suspender los visados a los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, entre ellos Irán.

"El origen de toda violencia es un sentimiento de humillación", advirtió el director durante una reciente visita a Madrid relacionada con su próximo proyecto, un filme que rodará en España este año, con Penélope Cruz y Javier Bardem como protagonistas.

Artículo

Gobierno iraní felicita a cineasta por el Oscar y por su boicot a la gala

Asghar Farhadi obtuvo su segundo premio a mejor película en lengua extranjera y no acudió a la ceremonia en protesta por las medidas migratorias de EU
Gobierno iraní felicita a cineasta por el Oscar y por su boicot a la galaGobierno iraní felicita a cineasta por el Oscar y por su boicot a la gala

El viajante, la historia de un hombre con un inesperado deseo de venganza, le ha supuesto a Farhadi su segundo Oscar, tras el que obtuvo en 2012 con Nader y Simin, una separación, la primera producción iraní que logró la estatuilla en la historia de los premios.

Ambas películas tienen en común que todo sucede en el ámbito de lo doméstico, pero la sutileza y profundidad narrativa de su director, de 44 años, invitan a lecturas universales.

"Creo que las películas políticas son mucho mas débiles que las que tratan de personas. Éstas ofrecen una visión más profunda de una sociedad, que permite acceder también a una dimensión política más interesante", ha señalado.

Artículo

Cineasta iraní gana Oscar; crítica veto de Donald Trump

Asghar Farhadi se llevó el premio de Cinta Extranjera pero no acudió a la ceremonia como protesta
Cineasta iraní gana Oscar; crítica veto de Donald TrumpCineasta iraní gana Oscar; crítica veto de Donald Trump

Finalmente, todos los filmes de Farhadi tratan sobre la dificultad que tienen los seres humanos para entenderse y los conflictos que eso puede acarrear, y albergan una llamada a la compasión y el entendimiento.

En El viajante ese conflicto se produce a raíz de un asalto violento que una mujer sufre estando sola en casa. Su marido, un hombre apacible y responsable, intenta afrontarlo con racionalidad, pero surge en él un inesperado deseo de venganza.

Construido con elementos de suspense, el guion juega con los paralelismos entre lo que sucede a la pareja protagonista en su vida real y sobre las tablas del teatro, donde cada día representan la obra de Arthur Miller Muerte de un viajante.

"La obra de Miller funciona como un espejo dentro de la historia, o como una caja de resonancia", asegura el director.

La humillación también es un hilo entre la obra de Miller y la historia de Farhadi. La humillación como la base de lo que ocurre, del destino de Loman y del de Emad.

Ganadora del premio al mejor guion en Cannes, El viajante ha supuesto el regreso del cineasta a su país, después de haber rodado su anterior película en Francia, lo que le ha obligado a volver a lidiar con la censura.

"La censura es parte de los procesos de creación en muchos países", advierte al ser preguntado al respecto.

Farhadi precisa que la censura tiene un doble efecto. Por un lado, las restricciones invitan a desarrollar "un lenguaje nuevo, una creatividad en la expresión que, en sí, puede ser interesante". Por otro, hay temas que es casi imposible tratar.

"Se me pueden ocurrir ideas que sé que sería tan difícil desarrollar en Irán que al final no quedaría nada de la película. Lo que hago es guardarlas para un futuro con menos censura o para otros países. En Irán busco temas en los que pueda trabajar, y es interesante explorar la creatividad, a pesar de las restricciones", añade.

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS