El Terminator que no le gustó a Arnold

Schwarzenegger aseguró que Salvation "no funcionó para él"
Fotografía especial
27/06/2015
23:57
Los Angeles
-A +A

Los Ángeles.— El actor Arnold Schwarzenegger aseguró ayer en una entrevista queTerminator Salvation no estuvo a la altura de la saga que le consagró en la gran pantalla y a la que regresa esta semana, con una quinta entrega, Terminator Genisys.

Schwarzenneger, de 67 años, declaró en Los Ángeles que, aunque le contactaron “muchas veces” para que participara en el rodaje de Terminator Salvation (2009), que protagonizó Christian Bale, sus entonces obligaciones como gobernador de California hicieron que no se involucrara.

“Cuando era gobernador no tenía tiempo para pensar en algo así. Un trabajo como ese es abrumador. Sentía que ya me ofrecerían películas y las valoraría según fueran viniendo (después), comentó.

El intérprete de origen austríaco y nacionalizado estadounidense no ocultó su desagrado con el resultado de aquel filme y se mostró tajante. “No me gustó la película”, sentenció sin querer dar mayores explicaciones cuando se le preguntó por los motivos: “No funcionó para mí”, añadió.

El actor dijo no recordar bien el papel que tuvo su Terminator en Salvation, donde aparece de forma testimonial gracias a la magia de los efectos visuales para mantener un enfrentamiento con el personaje de Bale.

Schwarzenneger finalizó su etapa como gobernador en enero de 2011 y retomó su carrera cinematográfica. Cuando Paramount se planteó que había que relanzar la saga de Terminator, él se mostró interesado pero fue el guión lo que le acabó de convencer en 2013.

“Me lo envió David Ellison (productor) y les llamé (al estudio) después de leerlo. Les dije que era un gran guión e hice algunas anotaciones para realizar cambios. Creo que la historia, la idea, encajaba para mí. Todo evolucionó poco a poco”, indicó el actor.

En Terminator Genisys, la historia futurista de la guerra de hombres y máquinas creada por James Cameron en 1984 se reinicia gracias a las licencias que permiten los viajes en el tiempo y se presenta al espectador con una realidad diferente a la narrada en The Terminator y su secuela Terminator 2: Judgment Day (1991).

Schwarzenegger admitió que volvió a repasar sus actuaciones en las películas para encarnar a un personaje que, por el hecho de ser un robot, “ni habla ni actúa diferente”.

Al actor se le escapa una sonrisa cuando se le pregunta por el posible final de esta saga que, con tal de seguir viva, podría entrar en un bucle de inagotables viajes temporales.

“En el algún momento tiene que llegar”, rie Schwarzenegger al ser cuestionado al respecto.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS