"Hola Soy Germán" confiesa que vive dramático caso de acoso

A través de un video, el youtuber confesó sufrir constante acoso de sus seguidores, lo que lo ha llevado a cambiarse de casa varias veces
"Hola Soy Germán" confiesa su dramático caso de acoso
FOTO: Captura de pantalla
28/03/2017
10:34
El Comercio - Perú / GDA
-A +A

En 2011, el joven oriundo de Tierra Amarilla Germán Garmendia subió su primer video a Youtube. Casi seis años más tarde, su popularidad alcanzó niveles descomunales, con más de 18 millones de suscriptores, un libro y —claramente— una vida de celebridad de internet en México y en Chile.

Esto último no le ha traído buenas experiencias a la figura y así lo hizo saber hace algunos días. A través de un video, en el que aparece junto a su pareja, Lenay Chantelle Olsen, el youtuber confesó sufrir constante acoso de sus seguidores, lo que lo ha llevado a cambiarse de casa varias veces.

"No sé que más hacer. No puedo seguir en lo mismo, no es saludable ya. No sabemos que más hacer", dijo en el clip que se extiende por más de una hora. Garmendia aseguró que no ha contado este problema, a pesar de que le está sucediendo hace cinco años. Agregó que está conforme con su vida en un 99%, pero que no es un 100% por el hostigamientos de los fanáticos, quienes incluso han entrado a su casa de manera ilegal.

"En mi casa me siento como en un zoológico", relató. Además, relató una situación en la que invadieron su casa sin autorización: "Bajé (de mi pieza) y había gente dentro de mi casa. Estaban ahí y no sabía cómo reaccionar. Me decían 'Germán, una foto'. Estaban dentro de mi casa, eso es muy similar a robar. Me tomé una foto con ellos porque no supe qué hacer y se fueron. Me quedé esperando el 'perdón por entrar a tu casa'".

En el video se aprecia como vive la pareja con el constante acoso de las personas, quienes tocan la puerta y el timbre de la casa, escalan muros para observar el interior del inmueble. Sin embargo, Garmendia y su novia deben cubrir todas las ventanas para tener privacidad en su hogar. "No es trabajo de ustedes entender que yo soy humano (...) Eso no cubre tirar piedras a mi casa, no cubre golpear la puerta, patear la puerta por una hora", sostuvo el youtuber, quien agradeció las demostraciones de cariño, pero quiso establecer un límite con aquellos que no lo dejan salir de su casa "tranquilo".

rad

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS