Los 10 imperdibles en la ruta de Gabriel García Márquez

Busca sus escenarios literarios en Cartagena de Indias, frente al Caribe
Gabriel García Márquez ganó el Premio Nobel de Literatura en 1982. (Archivo El Universal)
Gabriel García Márquez ganó el Premio Nobel de Literatura en 1982. (Archivo El Universal)
30/05/2017
19:00
Viridiana Ramírez
-A +A

[email protected]

El libro Cien años de Soledad acaba de cumplir 50 años, pero nosotros seguimos otros caminos de letras: “La Cartagena de Gabo”, una ruta diseñada por 35 escenarios que marcaron su obra y vida. Se necesita un mapa, una audioguía y unos zapatos cómodos para recorrer casi por completo el centro histórico de Cartagena, ciudad Patrimonio de la Humanidad, situada frente al mar Caribe.

1. De convento a hotel de postín

García Márquez pasaba por el Convento de Santa Clara, en la Plaza San Diego, mientras sacaban las tumbas de las hijas de la aristocracia colonial enterradas vivas por enamorarse de la persona equivocada. El episodio fue la inspiración para escribir Del amor y otros demonios. Del convento de monjas clarisas solo queda el campanario, las ventanas cuadradas del coro y el portón en piedra de la capilla sobre la calle Stuard. Hoy es un hotel de lujo.

2. Un ojo a su casa
Frente al convento queda la siguiente parada de la ruta, la casa de Gabriel García Márquez. La mansión de color terracota se asoma al mar Caribe como un bloque gigante de ladrillos y frondosos árboles frutales y palmeras. El terreno era la huerta del Convento de Santa Clara. Gabo decidió incluirla una vez en su novela Del amor y otros demonios. En alguna parte del patio estaba el túnel por donde el padre Cayetano Delaura entraba al convento para ver a Sierva María de Todos los Ángeles, la protagonista de la novela de quien estaba enamorado.

3. Pizza y evangelios
El "Parque de los Evangelios" es donde se sentaba Florentino Ariza para ver a Fermina en El amor en tiempos del cólera. De todos los cafés y restaurantes hay que tomar un receso en Pizza El Parque. Comer una rebanada hecha en leña es toda una tradición.

4. Las musas del teatro
Un templo de letras, música y artes escénicas es el Teatro Adolfo Mejía (Plaza de la Merced 4), cuyo nombre real es Heredia. Gabriel García Márquez inmortaliza en El amor en tiempos del cólera un evento del prestigioso concurso público de poesía, Los Juegos Florales.

5. Par de marqueses...
La casa del Marqués de Valdehoyos (Calle 36 y Carrera 3), un comerciante de esclavos de la vida real que aparece en El amor en tiempos del cólera y Del amor y otros demonios. La propiedad rompe con el estilo colonial de Cartagena, su fachada es un regocijo del estilo barroco de 1750. Se puede entrar y conocer todavía parte del mobiliario de la época y la biblioteca.

6. La gorda Gertrudis
A mediados del siglo XIX grandes tragedias humillaron la grandeza de Cartagena hasta convertirla en una ciudad abandonada y en ruinas por más de 100 años. El azote del descuido se podía apreciar en la Plaza de Santo Domingo, hoy ocupada por las boutiques y restaurantes más reconocidos de la ciudad. En este lugar se postra la gorda Gertrudis, la escultura que Botero donara a Cartagena y que le hace compañía a la iglesia. De ésta nace un torre "torcida por el diablo", según la leyenda misma que Gabriel García Márquez convirtiera en todo un mito cultural en su autobiografía. Uno debe sentarse a escuchar el relato en el restaurante Paco's, un local donde se preparan los mejores mariscos y la gente baila al ritmo de la música cubana en vivo.

7. Una noche en la cárcel
Hotel Charleston, en la Plaza Santa Teresa. Dormir en una de sus camas cuesta desde 386 dólares por noche, pero Gabo aquí pasó una noche gratis. Fue justo cuando la propiedad era una cárcel. Una noche de abril de 1948, el escritor colombiano llegó a Cartagena huyendo de la violencia que existía en Bogotá, no sabía que había toque de queda y se recostó en la banca de un parque. Los policías lo llevaron preso. Solo sobrevive una capilla y otra anécdota más para la geografía garciamarquiana.

8. El Universal de Cartagena
En la calle San Juan de Dios se encontraba el periódico que le abrió las puertas al escritor y donde se formaría como periodista, el antiguo periódico El Universal de Cartagena. A unos pasos encontramos su Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, cuyo objetivo es estimular las vocaciones, la ética y la buena narración en el periodismo. La calle también está integrada por cientos de puestos artesanales, donde los indígenas wayúu de la península de La Guajira tejen a gancho mochilas coloridas con figuras geométricas que simbolizan elementos de la naturaleza.

9. Bolas de tamarindo en la plaza
Hay que darse una vuelta por la Plaza de los Coches, nombrada el "portal de los mercaderes" en el libro Del amor y otros demonios, justo donde el perro rabioso muerde a Sierva María de Todos los Ángeles y la historia comienza. Hay que situarse en el centro de la plaza para admirar la Torre del Reloj y después seguir por el Portal de los Dulces. El sabor del casabito de coco, de las bolas de tamarindo, las cocadas de dedo metido de piña, guayaba y coco dejarán un dulce sabor para continuar a la siguiente parada.

10. El parque donde se quedó dormido

Las cartas de amor que escribió Florentino Ariza a Fermina nacieron en el Parque de Bolívar, donde se comenzaron a trazar las calles de la ciudad y se encontraban los escribanos de El amor en los tiempos del cólera. En este parque también durmió Gabo sobre una banca la primera noche que llegó a Cartagena. Luego fue arrestado.

Audioguía

Renta: 40 mil pesos colombianos (268 pesos mexicanos). El dispositivo se alquila en las islas de información turística del centro. También está disponible para equipos Apple. Costo: 129 pesos.

 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS